Apoya mis publicaciones con un ME GUSTA!

sábado, 11 de julio de 2009

Velvet Underground, la leyenda de terciopelo


La legendaria banda de Lou Reed se convirtió con el paso del tiempo, en uno de los grupos esenciales de los años sesenta. Ahora un nuevo libro del español Ignacio Juliá entrega una versión distinta de aquellos años, la de los propios protagonistas.

Por: Pere Guixá*

VELVET. La tapa del libro, un testimonio que vale la pena. En el video, una versión acústica de Heroin.


Pocos los vieron en su momento, así que para descubrirlos el resto nos tuvimos que conformar con la asequible reedición del vinilo de la banana de Andy Warhol que se hizo en los años ochenta, el directo en Max´s Kansas City y posteriormente varias recopilaciones en CD. La carta de presentación sobre la Velvet Underground llegaba por medio de bandas como Joy Division, Jesus and Mary Chain, Sonic Youth, Yo la Tengo o Galaxie 500 y densos artículos en Ruta 66.

En la memoria personal - o, mejor dicho, en el día a día-queda la imposibilidad de oír cualquier vidrio romperse en pedazos y no pensar en European Son;o ir en el metro y, más que fijarte en aquel yonqui que hay en el asiento del fondo, aguzar el oído y sentir el ferruginoso trenzado de los raíles, igual que las guitarras de Heroin.

Sacher-Masoch, las angustia de un drogón buscando a su dealer, el satén de las alas de un ángel negro... habría que estar en los años sesenta para ver hasta qué punto aquellos temas estaban a años luz de lo habitual en la música pop del momento (ya fuese letras de introspección amorosa o los delirios de armonía universal del flower power californiano).

Más que la suavidad de las canciones como Femme fatale, Sunday morning, I´ll be your mirror o Stephanie says, o aquellas como Venus in furs y All tomorrow´s parties en que los textos apuntan a algo desviado o oscuro, o los medios tiempos vibrantes como I can´t stand it y Beginning to see the light,la mejor línea musical de la Velvet, aquello que los hace aún tan actuales y lo s confirma como vanguardistas y visionarios, es aquella en que la canción empieza como lo haría cualquier tema de rock de los años cincuenta y a medio camino las guitarras de Reed y Morrison y la viola de Cale se desquician, el ruidismo aflora y uno se adentra en una zona mental nueva, imprevista. Así en White light/ White heat o las mencionadas Heroin o European son.

Este es el vínculo con el Noise-pop de los ochenta y noventa. El motivo por el que aquellos que empezaron a escuchar música pop hace dos décadas reconocen a la Velvet Underground como el único grupo afín de los sesenta. Todas sus fotos en blanco y negro en la Factory, el universo cerrado que conforman, inciden en esta fascinación, así como el aura de lo minoritario en que de hecho se movieron.

En los primeros ensayos, había ya muchos acoples y reverberación, los cuales podían ascender sin fin. No era raro que algún vecino subiese al piso donde estaban y preguntase: ¿quién toca el piano? Anécdotas de este tipo hay muchas, quizás demasiadas, quién sabe si hay que considerarlas verdad. En todo caso, ahondan en el sentido experimental e hipnótico de la banda y forjan la leyenda de la rara aparición de este tumor entre respetuoso y pernicioso en la historia del rock que es el grupo de Lou Reed, John Cale, Morrison, Nico, Yule y Tucker.

Quien quiera entrar a fondo en todo esto tiene ya a disposición el libro Feed-Back: The Velvet Underground: legend, truth, escrito por Ignacio Julià. Más que echar una mirada retrospectiva a lo que fue el grupo, el libro capta la percepción sobre la banda a lo largo del tiempo por sus propios protagonistas. Compilación de artículos y entrevistas pretéritas e información inédita, no estamos ante el libro musical al uso, cada vez más sujeto a lo visual. Desde luego aquí hay material fotográfico precioso (singles raros, carteles de conciertos, fotos de archivos personales, discos firmados para el autor...), pero también texto que sobrepasa lo que sería un volumen para público lego y nacional y alcanza un nivel de gran especialización. Se ha publicado en inglés para que su difusión sea mundial (en edición limitada y de lujo), y aparecerá en español el próximo año.
Estructurado en tres partes, la primera corresponde a lo que Julià ya publicó en la edición de 1986: la historia del grupo objetivada, pero a partir de un largo diálogo con el guitarrista Sterling Morrison. La segunda parte actualiza la andadura artística y personal de los miembros del grupo, en sus carreras en solitario, hasta el presente y la tercera trata sobre el acercamiento de Reed, Cale y compañía a principios de los noventa, que dio pie a subirse de nuevo al escenario.

La esencia del libro es ahondar en cómo se fue creando la leyenda de una banda que, partiendo de la raíz natural de donde germinó el rock, dio un espaldarazo a su historia y la catapultó a una región insospechada y gloriosa: musicalmente, tan arty que se acercó a la experimentación; temáticamente, hurgando en el submundo urbano más trash; en suma, un apasionante y lírico viaje a la psique. El resultado de este trabajo inmenso es que, si bien se bate en analizar lo que fue y es la Velvet Underground acotando la verdad por medio de un poliedro de opiniones, al final el libro acaba insuflando nueva vida a la leyenda.

Comentarios

Velvet Underground, la leyenda de terciopelo

0 comentarios: