Apoya mis publicaciones con un ME GUSTA!

viernes, 15 de mayo de 2009

MIKE OLDFIELD_PARTE IV






Five Miles Out

Se sacó su licencia de piloto en 1979, y un accidente un año después le inspiró para hacer la canción que da título al álbum Five Miles Out de 1982. En agosto de 1980, Mike iba pilotando un Piper Navajo bimotor sobre los Pirineos cuando se metió en una tormenta. "Fuimos lanzados como una tortita de harina, había hielo acumulándose en las hélices y lluvia en el parabrisas, y todo el mundo gritó ¡aaargh!", dijo en una entrevista. Aquel incidente sería conmemorado con una pintura encargada especialmente por Mike a un renombrado pintor de cuadros de aviones. Al igual que Platinum y QE2, Five Miles Out combinaba una pista de larga duración con una serie de canciones individuales. La pieza más larga era Taurus II, que incluía contribuciones del gaitero Paddy Moloney y un grupo de baile de Morris. Entre las canciones estaba Family Man, con la voz solista de Maggie Reilly. Cuando Family Man fue editado como single, estuvo pululando por los puestos más bajos de las listas del Reino Unido. Al año siguiente, paradójicamente, una versión de Daryl Hall & John Oates fue un Top 10 Hit en América. Family Man fue un claro ejemplo de lo que Mike había conseguido con su trabajo. Moonlight Shadow, Family Man, Shadow On The Wall, Five Miles Out y Islands son mucho más que simples canciones pop, pero de nuevo todas éstas hacen uso de un cambio dinámico y de textura. Gran parte del álbum Five Miles Out fue grabado en el estudio instalado en la casa de Mike en Buckinghamshire. La casa fue elegida debido a la cercanía a los accesos a Londres y a un pequeño aeropuerto local en el que Mike podría volar con sus aviones.

Five Miles Out fue el mayor éxito de Mike en el Reino Unido desde Ommadawn, y ello a pesar de que las críticas fueron desfavorables. Su single Mistake fue calificado por un escritor como "rock de mediados de los 70 para tocar en estadios", mientras otro crítico dijo que "Oldfield seguía tonteando consigo mismo sin ton ni son". Pero Mike daba todo lo que tenía. Cuando se le preguntó en el New Musical Express por su "odio a los animales", él contestó: "Posiblemente odie su decrépito periódico más que nada en este mundo". También dijo al NME que su película favorita era 2001: Una odisea del espacio, y sus héroes eran Sibelius y el Capitán Kirk (de Star Trek).

En 1982 Mike emprendió su gira más larga hasta la fecha, tocando en Europa y Norteamérica. Para su gira mundial formó un nuevo grupo en el que lo acompañaron Maggie Reilly y el ex-percusionista de Gong Pierre Moerlen, junto con dos teclistas. El concierto en Londres fue comentado compasivamente por Ray Coleman en el Daily Express, quien describió al público como "jóvenes parejas de recién casados que buscaban sentarse cómodos en algún sitio para pasar la noche oyendo música".

Crises

Mayo de 1983 fue el décimo aniversario del lanzamiento de Tubular Bells. Mike editó su octavo álbum, Crises, y tocó un gran concierto en julio en el estadio londinense de Wembley. Los músicos que lo acompañaron en este evento incluían al batería Simon Phillips (quien tocara en Roxy Music) y a Phil Spalding, el bajista de Toyah.

Crises sería el primer disco hecho con Simon Phillips como coproductor. Sus vocalistas fueron Jon Anderson de Yes y Roger Chapman de Family (en Shadow On The Wall), así como la imprescindible Maggie Reilly. La pista más destacada fue Moonlight Shadow, cantada por Maggie Reilly, que fue entendida por todos como un tributo al por aquel entonces recientemente fallecido John Lennon, y que se convirtió en el single de más éxito de Mike desde que se editara Portsmouth siete años antes. El tema que da nombre al disco comienza con una dulce melodía similar al inicio de Tubular Bells, continuando con una parte blusera seguida de ácidas guitarras, con Mike gritando "Crises, crises... you can't get away". Después una parte mucho más fresca, seguida de un hermoso clímax. Realmente solemne en general. Más de 20 minutos de duración.

1984 fue uno de los años más agotadores de toda su carrera. Comenzó con la donación de 300 £ a la ciudad de Presteigne (Gales), cerca de la casa donde se había recluido para grabar Hergest Ridge. El dinero serviría para pagar a alguien que tocara la campana de la iglesia cada noche, de acuerdo con lo estipulado en una herencia de un mercader de lana de la localidad.

Discovery y The Killing Fields

Sus actividades en 1984 incluyeron la edición de un nuevo álbum, una gira de cincuenta conciertos por Europa y la preparación de su primera banda sonora. Esa banda sonora sería para la película The Killing Fields, (Los Gritos del Silencio) de Roland Joffé, una muy alabada película que trataba sobre la guerra civil camboyana. A Mike le fue muy difícil hacer música para una película en la que se plasmaban tantas emociones. Para componer utilizó un sincronizador de vídeo conectado a su Fairlight. Gran parte de ella está basada en la música étnica de Camboya. El tema principal, Etude, era una adaptación de un tema de Francisco Tárrega y fue editado como single en diciembre de ese mismo año.

El álbum Discovery de 1984 fue el primero que Mike grababa fuera de Inglaterra. Para ello construyó un estudio en una casa a 2000 m sobre una montaña en los Alpes suizos, desde la que se divisaba el lago Ginebra y donde, junto con Phillips, coprodujo una nueva selección de canciones y un instrumental titulado The Lake. Esta vez, la tarea de poner voz a las canciones fue compartida entre Maggie Reilly y Barry Palmer. Durante la grabación del disco, Barry Palmer sufrió problemas de garganta, imposibles de solucionar en el tiempo que tenían para la grabación del disco, por lo que así se quedó para siempre, siendo imposible luego reproducir esos tonos de voz que, al fin y al cabo, no habían quedado tan mal. Entre las canciones del disco destaca To France, inspirada en la vida de María Estuardo, reina de Escocia. Aunque sólo consiguió un éxito moderado en Inglaterra, en toda Europa fue un bombazo.

Por aquel entonces las habilidades de Mike como guitarrista de rock estaban seduciendo a un gran número de aficionados a la música heavy. En la revista de música heavy Kerrang!, el veterano periodista Chris Welch citaba entusiásticamente palabras del griego Tucídides en alabanza a Discovery: "Porque somos amantes de la belleza aún sencilla en nuestos gustos, y cultivamos la mente sin perder nuestra virilidad". La música de Discovery fue protagonista en la gira europea de 1984, para la que se haría acompañar por una banda en la que estuvieron Maggie Reilly, Simon Phillips, Phil Spalding y Barry Palmer.

The Complete Mike Oldfield, Islands

En 1985, Virgin editó una recopilación de material de los 12 años de carrera de Mike con la discográfica, y publicó un álbum doble llamado The Complete Mike Oldfield. Una de sus cuatro partes fue dedicada a grabaciones en vivo de giras de los anteriores cinco años; esto incluía su sobresaliente toque a la guitarra en la gira de Platinum en el concierto de Hanóver de 1980. Por entonces, los intereses de Mike se movían cercanos al uso del vídeo para la creación de sus obras musicales. Para ello equipó su casa-estudio en Buckinghamshire con lo último en adelantos tecnológicos, como un ordenador Quantel Mirage con el que generó las imágenes para el vídeo de Pictures In The Dark. Con vocalistas como Barry Palmer, Anita Hegerland y el joven soprano de 15 años Aled Jones, concibió un "video single" y lo lanzó al mercado en diciembre de 1985. El estudio de Mike fue dotado con siete sintetizadores y, en una entrevista de 1986, Mike contaba que sus métodos de trabajo eran diametralmente opuestos a los de los músicos que se dedicaban únicamente a samplear extractos de discos de otra gente: "Tengo un montón de samples propios y normalmente dedico un tiempo al final de cada sesión para grabar los instrumentos que he utilizado". En una entrevista posterior explicaba su preferencia por los instrumentos reales ante los instrumentos sintetizados: "A lo que me opongo es a hacer música sólo con computadoras. Es como si cogieras algún tipo sofisticado de pianola u órgano barrel. Carecen totalmente de alma". Durante 1986, Mike se concentró en la creación de un vídeo álbum que se editaría más tarde, en octubre de 1988 en VHS y Laserdisc, y que se llamaría Wind Chimes. Entre sus colaboradores estuvieron encargándose del lado visual personajes como Alex Proyas (El Cuervo, Dark City), que creó las imágenes para el vídeo de Magic Touch y que anteriormente había trabajado haciendo vídeoclips para Crowded House y otras muchas bandas. Lo único nuevo que Mike lanzó al mercado en 1986 fue el single Shine/The Trap, con la voz de Jon Anderson. El álbum que acompañaría a Wind Chimes sería Islands, que se editó en septiembre de 1987. La pieza instrumental de dos partes Wind Chimes estaba inspirada en música que Mike había oído en una visita a Bali, y fue coproducida por Simon Phillips. Entre los músicos que contribuyeron a la creación de Islands estuvieron Kevin Ayers, el saxofonista de Roxy Music, Andy Mackay y Geoff Downes a los teclados. La vocalista encargada del tema que le daría título al disco sería Bonnie Tyler, y en octubre de 1987 Mike haría una de esas extrañas apariciones en televisión en la que tocó la canción con Bonnie.
Earth Moving, Amarok, Heaven's Open y Tubular Bells II

En 1989, Mike creó una versión de siete minutos de Tubular Bells para el Show de Nick Campbell en la BBC Radio One. Eso le hizo retomar la idea de crear una continuación de su primer gran disco, volviendo a trabajar sus temas, pero esta vez con la tecnología de 1990. Tubular Bells II había estado guardado en su agenda durante muchos años; los ejecutivos de Virgin habían estado esperándolo con anhelo y, en 1982, el New Musical Express se inventó la noticia de que el lanzamiento de Tubular Bells II era inminente y que Mike se estaba preparando para el lanzamiento de la segunda parte de la saga. Antes de que eso ocurriera, sacó tres discos más. El primero fue Earth Moving, en 1989 en el cual cantaban nada más y nada menos que siete vocalistas para nueve canciones. Maggie Reilly volvió cantando Blue Night, mientras Chris Thompson, de Manfred Mann's Earth, se ocuparía de poner su voz a dos de las pistas.

Amarok (1990) fue concebido como una venganza de Mike contra Virgin, que no quería publicarle un disco sinfónico salvo que fuese llamado Tubullar Bells II, por haber hecho anteriormente uno completamente pop. Mike se desquitó así, y además escondió a lo largo de la larga pista musical toda una serie de claves en morse donde hablaba de Virgin, así como espontáneos altibajos en el sonido, con la única intención, según sus propias palabras "para incordiar a los ricos que van en su ferrari". Éste fue un retorno al formato de la gran trilogía de 1973-75. Al igual que Tubular Bells, Hergest Ridge y Ommadawn, era una única sinfonía de larga duración. Amarok volvió a reunir a Mike con Tom Newman, el ingeniero de sonido de Tubular Bells. De alguna forma, éste fue el último trabajo de Mike que guardaba ciertas similitudes con Tubular Bells. Las campanas tubulares y el cavernícola también hacían su aparición en este disco. Amarok era una única pieza de música que mezclaba estilos de folk inglés, flamenco y música africana, y que unía la última tecnología musical y de estudio con la tecnología clásica de Oldfield. Con 60 minutos de duración sin interrupción alguna, Amarok es uno de los temas musicales más largos jamás publicados en un álbum. Es interesante contrastar el sonido producido por los adelantos tecnológicos de 1990 con los que se utilizaban cuando se creó Tubular Bells en los, por aquel entonces, recién creados estudios The Manor. Pero en ambos casos, Oldfield mostró su dominio de todos los últimos avances y su habilidad para incorporarlos al proceso creativo. Amarok es considerado por muchos de sus fans como su mejor disco junto con Ommadawn, aunque por desgracia también es uno de los menos conocidos por el gran público.

Heaven's Open se editó en 1991, y estaba basado en la estructura que ya hiciera familiar Platinum: una composición larga y algunas canciones. Por primera vez, todas las canciones fueron cantadas por el propio Mike (o "Michael Oldfield", nombre que usó para firmar el disco), sin invitar a ningún otro vocalista. Como dijo en una entrevista, "me desenvuelvo mucho mejor ahora con mi voz. Ha sido para mi un verdadero placer el descubrir que no era tan malo cantando como había pensado". En este disco liberador para Mike, se escuchan canciones que destilan la esperanza y la ilusión de la nueva etapa que se abre ante él, así como otras cargadas de dolor por todo lo que su compañía le había hecho pasar. Acompañaba a Mike una banda formada entre otros por la saxofonista Courtney Pine, Simon Phillips y el pianista Mickey Simmonds. La pieza larga de Heaven's Open fue el opus de 20 minutos titulado Music From The Balcony una verdadera obra maestra de lo experimental, lo sinfónico y lo instrumental en general. Se trata de un compendio de melodías y ritmos completamente variados en constante cambio y repetición, muy distinto de "Amarok". Tras cumplir las obligaciones contractuales que le habían atado durante dieciocho años con Virgin Records, la discográfica que lo había hecho famoso en 1973, Mike se preparaba para grabar Tubular Bells II, esta vez para otra compañía. Los días de Mike Oldfield con Virgin habían llegado a su fin, tenía el Cielo Abierto.

Previsiblemente, las expectativas que la WEA (Warner/Elektra/Atlantic, su nueva discográfica, que más tarde sería conocida como Warner Music) puso en Tubular Bells II no fueron defraudadas; editado en 1992, fue un rotundo éxito de ventas. Además, todo fue acompañado por una extensa gira por Europa y Norteamérica, donde hacía tiempo que no actuaba. Para colmo, los directivos de Warner colocaron al famosísimo productor Trevor Horn a las órdenes de Mike. Desde hacía tiempo, el mismo Mike ya había dicho a los medios de comunicación que pensaba hacer una reedición de Tubular Bells con cosas que en el primer disco de la saga tubular se le habían quedado en el tintero, y pensó que sería buena idea esperar hasta estrenar nueva compañía, en este caso WEA, que a la postre prometía al autor libertad de movimientos y una promoción de su disco por Norteamérica, un mercado que con la Virgin no había podido tocar siquiera.

La portada del disco le fue encargada al mismo artista Trevor Key que ya diseñara la del Tubular Bells original; el resultado es realmente impactante: una campana tubular amarilla doblada en tres partes, flotando sobre un fondo azul marino que de esta manera realza la imagen de la campana.

Tubular Bells II en esencia guarda mucha similitud con Tubular Bells. De hecho, si lo escuchamos podremos notar como hay partes que son totalmente análogas entre los dos discos. Es decir, hay una secuencia de piano que introduce la primera parte, igual que en el original; también encontramos un reflejo del fragmento del Hombre de Piltdown, o cavernícola, que podemos oír en Tubular Bells. Además, es muy parecida la secuencia del final de la primera parte en la que un maestro de ceremonias va introduciendo los diferentes instrumentos que aparecen tras ser mencionados. El pasaje que en Tubular Bells se sacó como single promocional del disco ,y que se llamó Mike Oldfield's Single, encuentra un hermano casi gemelo en la pista que ahora en Tubular Bells II se llama Tattoo, y que es interpretada a las gaitas por la banda de gaiteros del departamento de policía de la ciudad de Nueva York. No obstante, este álbum no es idéntico a su predecesor pese a que tiene la misma estructura, pues mientras que los pasajes de Tubular Bells suelen ser oscuros y melancóliclos, los de Tubular Bells II tienden a ser más alegres y dinámicos. Realmente es una obra maestra de la producción. Aparecieron tres singles: Sentinel, Tattoo y The Bell (de la cual hay unas 5 ó 6 versiones, con maestros de ceremonias distintos y anunciando los instrumentos en diferentes idiomas). Una de ellas, y curiosamente la más cara por lo difícil de encontrar, fue una colaboración de un locutor de Cadena 100 Radio, Carlos Finaly, buen amigo de Mike, quien tuvo el placer de entrevistarlo y de poner la voz en castellano a dicha pista. La presentación de Tubular Bells II se hizo con un gran concierto en la explanada que hay delante del castillo de Edimburgo, en Escocia. Aunque en principio tal presentación estaba previsto hacerla en Sevilla, problemas de última hora con la organización del evento hicieron necesario trasladarla a Edimburgo. Se vio de todo: fuegos artificiales, gaiteros, algún loco gritando por un micrófono, una gran banda de músicos y, lo más importante, un Mike Oldfield pletórico que alegró los oídos del auditorio ofreciéndoles una imponente interpretación a la guitarra.

Comentarios

MIKE OLDFIELD_PARTE IV

0 comentarios: