Apoya mis publicaciones con un ME GUSTA!

lunes, 17 de agosto de 2009

ENTREVISTA A SEBASTIAN ESCOFET


Un argentino en Siberia

El compositor fue a grabar a la tundra rusa. Mientras toca con Estelares, sacó tres discos de bandas sonoras.

Por: Guillermo Zaccagnini
¿EL QUINTO ESTELAR? "NO QUIERO FORMAR PARTE DEL GRUPO. LA RUTINA DEL ROCK ME ABURRE", DICE.

Quería retratar el cambio, que es imposible de retratar". Sebastián Escofet lanzó Siberiana -una secuela de Suite patagónica-, un disco que se apoya en lo más abstracto de la música electrónica. Escofet viajó hasta la Chukotka, en Siberia, la región asiática opuesta a la Alaska americana, para registrar sonidos ambientes, texturas y voces de la región originaria de las tribus que poblaron América hace miles de años. "A partir de esa recolección de sonidos e imágenes yo hice el disco, y Carlos Casas, una película".

"Esto forma parte de un proyecto que retrata la soledad a través de diferentes disciplinas artísticas", explica Escofet. La idea central era tomar la costa para el filme y parte de la tundra para una serie de conciertos. "Te diría que Siberia y la Patagonia no están sólo unidas por el frío: están unidas por un montón de cualidades que exceden el frío". Siberiana, entonces, despliega un clima de soledad y frío, un viento sonoro que apenas levanta la

temperatura para dejar escuchar la voz de un chukchi relatando una tarde de pesca de ballenas. "¡Jamás quisiera que la gente crea que soy un intelectual!", aclara Escofet.


Grabar sonidos del ambiente hace que uno crea que no se puede descartar nada.

Hay parámetros. Cuando vos establecés un orden tenés que dejarte guiar por el criterio de selección de tu propia inspiración. Componer es tomar decisiones y es una especie de arquitectura. Si vos decidís ciertas estructuras te estás condicionando, pero a la vez, eso te revela la forma final. Vos solamente tenés que seguir ese impulso. Si no es de neurótico. Sería como llamar a un albañil y "poneme una ventana acá" y a la otra semana "ay, no, ahora quiero pared". No terminás nunca.


No se me ocurre pensar tu música aislada de lo visual.

Es que uno utiliza imágenes en el lenguaje para describir las cosas. Me acuerdo cuando leí una nota en la que George Martin hablaba de lo que le dijo Lennon cuando grabaron Revolver: "Este tema tiene que sonar como la textura de la piel de la naranja". No sé qué significa eso, pero todo el tiempo estamos apelando a imágenes para tratar de describir la música.

Escofet, además, alterna su perfil abstracto con el trabajo en bandas sonoras para cine (ver información), componer música para obras infantiles u operar como miembro permanentemente invitado de Estelares. "Según ellos ahora soy el productor espiritual. Andá a saber qué es eso". Manuel Moretti lo quiso sumar a la formación oficial, pero Sebastián Escofet se resiste. "El dice que soy el quinto estelar. Yo no acepto formar parte del grupo, no porque no me guste lo que ellos hacen, que me encanta, sino porque la rutina del rock and roll me aburre. Si vos sos un tipo creativo querés estar haciendo cosas nuevas todo el día, y hoy el rock es lo más conservador que existe".


¿Se puede tocar "Siberiana" en vivo?

Técnicamente es imposible. Para eso está la serie de conciertos que hicimos en Europa y Brasil, donde con Carlos procesábamos las cosas que tocaba el otro sin saber lo que hacía el otro. Hay dos maneras de hacer las cosas: una de verdad y la otra que sea una imitación. Y hay muchos tipos que he visto tocar en festivales que suben al escenario y realmente no están haciendo nada. Todos lo sabemos: están con la laptop mandándole un e-mail a la tía.

Comentarios

ENTREVISTA A SEBASTIAN ESCOFET

0 comentarios: