Apoya mis publicaciones con un ME GUSTA!

jueves, 12 de noviembre de 2009

Thelonius Monk: Misterios de un gigante del jazz

Una nueva biografía publicada en Estados Unidos evidencia un costado desconocido de Thelonius Monk, que a pesar de ser famoso por su excentricidad, deseaba un éxito más que nada en el mundo.

Por: Ben Ratliff

BLUE MONK, un clásico interpretado en Oslo, en 1966. Ahora, un nuevo libro apunta a demoler los mitos sobre el retraimiento de Thelonious Monk.


Digámosle adiós para siempre a un viejo mito del jazz: Thelonious Monk como un genio loco inexplicable La biografía que escribió Robin D. G. Kelley, Thelonious Monk: The life and Times of an American Original, que publicó hace poco Free Press, se dedica a derribar un mito.

Contiene la mayor cantidad de información útil y no caricaturizada sobre Monk que exista en un solo lugar y hace un importante aporte a la corrección del pensamiento reduccionista sobre Monk como persona, si bien no necesariamente de Monk como artista, que persiste desde hace más de sesenta años.

En 1947, el fotógrafo y ocasional periodista William Gottlieb escribió un artículo para la revista
Down Beat en el que sugería que Monk –que tenía en ese entonces veintisiete años– era "el George Washington del bebop", a pesar de que "pocos lo han visto".

Los discos de Monk no tenían buenas ventas de inmediato, pero sí las tenía el mito de su excentricidad y su retraimiento. Kelley afirma que la fama de "misterioso" se convirtió casi en un elemento profesional. (A fines de los años 40, a pesar de que sus grabaciones se encontraban entre las mejores de la historia del jazz, Monk y su esposa vivían en la pobreza.)

Alguna vez Monk trató de demoler el mito en entrevistas, pero terminó por perder interés.
Nadie sigue criticando a Monk por su purismo musical, y el jazz absorbió por completo su lenguaje.
Sin embargo, aún quedan preguntas. ¿Por qué su música sonaba de esa manera, con tonalidades complejas y repeticiones bruscas, como a medio camino entre un stride piano y la irregularidad del bebop? ¿Por qué su producción creativa declina en los años 60, cuando toca de forma tan indiferente? ¿Cómo fue su relación con la baronesa Pannonica de Koenigswarter, o Nica, amiga y ocasional protectora desde 1954 hasta su muerte en 1982? ¿Y cuál era exactamente su estado psicológico? Kelley, que tiene cuarenta y siete años y es profesor de historia y estudios estadounidenses de la Universidad del Sur de California, tiene una lista de refutaciones. "Suele afirmarse", dice, "que Monk se mantenía por completo al margen de lo que lo rodeaba. Yo sostengo que sentía un gran compromiso con su familia, sus amigos y la música".

"En segundo lugar, se dice que él y Nica tenían cualquier cosa menos una relación platónica. Yo opino que no dependía de ella tanto como parecía". "En tercer término, las descripciones que se hicieron de él como una persona infantil y taciturna estaban del todo erradas."

Kelley consiguió entender mejor el trastorno bipolar de Monk mediante entrevistas a familiares y a un psiquiatra, pero buscó combatir la idea de que "Monk era un 'artista', una personalidad huraña."

"Quería un éxito", agrega Kelley. "Quería ganar dinero. No se trataba de una búsqueda de fama, sino de un músico que trabajaba y pensaba que se podía hacer una pieza musical pura y conseguir que la gente la comprara."

Comentarios

Thelonius Monk: Misterios de un gigante del jazz

0 comentarios: