Apoya mis publicaciones con un ME GUSTA!

domingo, 22 de noviembre de 2009

Attaque 77: y entonces quedaron tres


Luego de la ida de su líder, cantante y compositor principal, Ciro Pertusi, el grupo apostó por más y continuó como trío. Ahora acaban de editar "Estallar", un disco con canciones nuevas

Por: Gaspar Zimerman

1

"Días de desempleo", primer corte de "Estallar", el nuevo trabajo de Attaque 77.

"Chance", de su último disco con Ciro Pertusi, "Karmagedon"(2007).

No hace falta ser muy perspicaz para entender a qué alude Estallar, el título del nuevo disco de Attaque 77. La historia es conocida: a fines del año pasado, Ciro Pertusi, miembro fundador, voz principal y autor o coautor de gran parte del repertorio del grupo, dejó la banda. Estallar para volver a comenzar/ es el big bang, nada es para siempre/ El amor es lo que nos puede salvar/ la vida es un viaje desde el vientre empieza la canción que le da título al disco: sin demasiadas vueltas, el mensaje 2009 del ahora trío formado por Mariano Martínez (guitarra y nueva voz principal), Luciano Scaglione (bajo y voz) y Leo de Cecco (batería).
"Queríamos -dice Scaglione- mostrarle a la gente el estado actual del grupo con temas nuevos. Pudimos hacerlo con tranquilidad, con mucho tiempo, disfrutando el momento, con estudio propio. Antes llegábamos con todo en un demo; ahora nos pusimos a crear en el estudio, con libertad. Veníamos trabajando de un modo donde todo estaba muy estructurado, a nivel musical y creativo. Aprovechando el sismo que tuvo el grupo, tratamos de dar vuelta todo lo que teníamos y empezar de nuevo".
En una época en la que cabe preguntarse por el sentido de sacar discos, para ustedes tener disco nuevo era más necesario que nunca.
Scaglione: Sí, ni hablar. Pero nos lo tomamos con tranquilidad. Hay grupos que, al mes de la partida de un integrante importante, sacaron disco nuevo, por presión y la necesidad de mantener algo. Nosotros no. Empezamos de nuevo con una experiencia de veinte años de carrera.Martínez: No es para dramatizar: siempre se empieza de nuevo, por el corralito o por lo que fuera. Y está bueno, porque eso nos vuelve fuertes. Estábamos chocándonos contra un techo, pero las crisis generan cambios y eso puede ser para bien. Estamos más sabios que el año pasado, y eso se transmite en los shows. Hay que tratar de dejar las ansiedades de lado.
¿Cambió el sonido de Attaque?
Scaglione: A mí me llamó la atención lo contrario. Nosotros tres venimos tocando juntos desde hace 18 años, y al principio, hasta que Ciro empezó a tocar la guitarra, eran nuestros tres instrumentos. Esto es como volver al pasado, pero tocando mejor, porque en el camino aprendimos y tenemos mejores instrumentos. La adaptación fue natural, porque Mariano venía cantando mucho. Martínez: Al haber una guitarra menos, el grupo suena más preciso. Antes había cierta desprolijidad que ahora no está, y sonamos más contundentes. En eso, ganamos. Me preguntan: "Ahora que sos el frontman, ¿qué diferencia hay?" Ninguna, porque la idea de este grupo nunca fue tener un frontman. Siempre nos gustaron los grupos de los '60, como The Who, Los Beatles, Led Zeppelin, o The Kinks, donde todos cantaban y ponían la cara. Es difícil de hacer porque los medios siempre dicen "el grupo de".
Pero a los grupos les sirve repartir tareas. Es cómodo que, por ejemplo, uno se encargue de las entrevistas.
Martínez: Sí, está bueno que si no tengo ganas de cumplir un papel, eso lo haga otro. Pero el mismo medio nos forzó a que alguien fuera la voz principal; siempre fuimos reticentes a esa idea. Pasa así: querés saber algo sobre Bersuit y tenés la cara del Pelado; o sobre Babasónicos, y aparece Dárgelos. Pero adentro de esas bandas hay genios. Muchas veces eso genera guerra de egos en los grupos.
Scaglione: Hubo periodistas que no querían arrancar las notas si no llegaba Ciro, y eso es una falta de respeto al grupo. Ahora se redescubre a los otros personajes de la banda.
¿La decisión de seguir siempre estuvo, o se plantearon la disolución?
Scaglione: Hubo un momento en el que nos quisimos juntar para ver cómo era esto de tener un grupo de tres. Y la decisión de seguir fue inmediata: la determinación de Ciro fue en noviembre, y en enero estábamos tocando, empezando una historia nueva con mucha alegría. La gente decía "¿por qué están contentos, si se fue el cantante?" Se fue, pero este es mi grupo, y yo estoy re contento de que no se terminó.
Martínez: Yo nunca dudé de que podíamos seguir perfectamente bien. Lo de Ciro no fue de un día para el otro, fue largo. Hablé mucho con él en los últimos años, sobre que estaba cansado y no quería tocar más. Y Ciro tenía claro que íbamos a seguir sin él. Empezamos muy chicos, y los primeros años fueron acomplejantes. No hace mucho aprendimos que podemos hacer esto bien y disfrutarlo. Por eso, no era el momento de que se terminara. Al contrario: esto nos dio una inyección de energía y más ganas de seguir.
De Cecco: No es que negamos la partida de Ciro o hicimos de cuenta que no había pasado nada, pero nos concentramos en la música.
Scaglione: Se afrontó la crisis y se la dejó en su lugar. El otro día nos preguntaban: "¿Hay posibilidades de que Ciro toque como invitado en el Luna Park?" ¡No! ¡Ni en pedo! Ciro se fue, ¿qué palabra no entendiste? Ciro está lejos de Attaque 77.
Martínez: ¿Pensamos si puede volver en algún momento? ¡No! Es como pensar en volver con tu ex mujer. ¿Para qué? ¡Si me volvía loco!
Bueno, es algo que está de moda: no sorprendería que en unos años se anuncie la gira de Attaque 77 con el regreso de Ciro.
Scaglione: Sí, parece que es un hecho comercial interesante.
Martínez: Los grupos se separan y ya saben cuándo se van a reunir. Pero este grupo no se separó.
De Cecco: Aunque nadie tiene la bola de cristal de lo que va a suceder en el futuro...
¿Cómo es la relación con Ciro hoy?
Scaglione: Hay un impasse. Fueron 20 años de un vínculo intenso: todos necesitamos que el tiempo nos haga ver las cosas de otro modo.
Martínez: No hubo pelea: dentro de todo, terminamos de una forma bastante civilizada. Pero la relación hoy es nula: no lo vemos, no hablamos. Si estaba cansado, es normal que tome distancia y haga su vida. No tenemos resentimientos con él, porque nos dijimos todo lo que nos teníamos que decir.
De Cecco: Ninguno de nosotros le guarda rencor a Ciro.
En síntesis, lo único que perdieron con la ida de Ciro son groupies.
Scaglione: Yo las perdí cuando me casé.
De Cecco: Yo nunca las perdí.
Martínez: Tal vez se ganaron groupies: al ser menos, hay más para repartir.

Comentarios

Attaque 77: y entonces quedaron tres

0 comentarios: