Apoya mis publicaciones con un ME GUSTA!

domingo, 22 de noviembre de 2009

De lo mejor de Liliana Herrero

Se llama Catálogo. Y contiene los primeros siete cds de la cantante. Hay todo tipo de joyas y un dvd, Todos estos años de gente, con otros músicos.

Por: Eduardo Slusarczuk

EL TIEMPO ESTA DESPUES. Liliana Herrero con Juan Pablo Chapital como invitado. Una breve muestra de "Todos estos años de gente".

Obra curiosa la de Liliana Herrero. Como ella. Reflejo de dos décadas de ejercicio del derecho a probar, a explorar, a arriesgar. No es poca cosa en la vida de la música popular, tierra fértil para la siesta creativa que ofrece lo seguro.

La sensación, después de recorrer en orden cronológico los siete cds de Catálogo, la caja recientemente editada por EPSA, es que existe una línea directa al futuro en la discografía de Herrero. Lo interesante es que, a contramano de quienes buscan lo que viene en improbables predicciones cibernéticas, la cantante entrerriana avanza a medida que se interna más y más en la tradición. Es en esa búsqueda de la raíz, de la esencia, que Liliana Herrero deconstruye, simplifica, reconstruye repertorios, y corre los márgenes de acción de un género cuyas fronteras intenta borrar desde que grabó su primer cd en 1987, con "una consola de apenas 8 canales", tapando las grietas de las puertas con mantas, ropas viejas y papeles de diario, para evitar que entraran sonidos de la calle.

Debut con impronta sonora pop que se prolonga en Esa fulanita (1989) y corona en Isla del tesoro (1994), cuya dirección artística corrió por cuenta de Fito Páez. Mucho teclado y base rocker para una lista de autores encabezada por Leda y Rolando Valladares, Cuchi Leguizamón, Chacho Muller y Don Atahualpa Yupanqui. Es entonces cuando la artista da una vuelta de página.

El diablo me anda buscando (1997) registra fragmentos de dos conciertos del año anterior y, en ellos, una mayor síntesis instrumental al mismo tiempo que una expansión en el repertorio. Doble gesto que se verifica, por un lado, en la reducción de su "banda" a Nora Sarmoria y Facundo Guevara, ampliado en ocasiones por Luis Volkoff y Diego Rolón, quienes asumirán un lugar de mayor preeminencia en los siguientes trabajos de Herrero. Y por el otro, en la inclusión, ahora ya no de músicos, sino de autores de indudable cepa rockera, como Luis Alberto Spinetta y Luca Prodan. Además de la maravillosa Romería, de Renato Texeira, link directo a Elis Regina.

Una excursión que en Recuerdos de provincia (1999) vuelve a acotar, con algunas excepciones, al terreno folclórico, pero con la manifiesta intención de explorar a fondo las posibilidades que ofrece el género. Sin embargo, uno de los rasgos más salientes que muestra Liliana Herrero en su cuarto cd, que sostendrá y resaltará de ahí en adelante, una ausencia de ropajes que deja al desnudo una voz que refleja un saludable paso de los años y, sobre todo, un fraseo que traza surcos a campo traviesa, y que rara vez elige la línea recta.

Una actitud que se enriquece de la mano de un abanico cada vez más generoso de compositores, que jamás deja de lado el pasado, pero que se asienta en un presente que crece al costado de festivales de mucho ruido y no tantas nueces. Aparecen entonces en Confesiones del viento (2003) Mariana Baraj, Juan Falú, Dolores Solá, y la lista se amplía en Litoral (2005), una travesía mesopotámica que comparte junto a Rolón, con Mariano Cantero, Daniel Maza, Martín Pantyrer y siguen las firmas.

De yapa, Catálogo incluye Todos estos años de gente, un dvd dirigido por Fernando Rubio, con 11 canciones cantadas por Herrero junto a distintos invitados, entre ellos Teresa Parodi, Lidia Borda, Spinetta, Juan Pablo Chapital y Carlos Aguirre, además de testimonios de la artista, como resumen de todos estos años de música. Buena música.


Comentarios

De lo mejor de Liliana Herrero

0 comentarios: