Apoya mis publicaciones con un ME GUSTA!

viernes, 6 de noviembre de 2009

BUIKA: Perla negra de España


Buika La mallorquí editó un oblicuo y soberbio homenaje a Chavela Vargas, con el piano de Chucho Valdés.

Por: Mariano del Mazo

"Se me hizo fácil", de Buika y Chucho Valdés, en homenaje a Chavela Vargas.

Es mi hija negra. Creo que la tuve en una noche de borrachera con José Alfredo Jiménez", dijo Chavela Vargas de Concha Buika, como respuesta al homenaje que la cantante mallorquí le ofrendó con este disco, El último trago. Sin embargo, no se trata de un homenaje lineal: Buika eligió mayormente temas del repertorio de Chavela, haciendo eje en las formidables composiciones de José Alfredo Jiménez (Las ciudades, En el último trago, Un mundo raro, Vámonos), pero filosóficamente está más emparentado con la fórmula del cante flamenco disolviéndose en géneros como el bolero, el son y el tango, que patentó Javier Limón con discos como el de Bebo y El Cigala. Chavela es una cantante agreste, rudimentaria, áspera y pura; Buika maneja una interpretación más sofisticada, sin que esto signifique un juicio de valor. Chavela se acompaña aún con guitarras de fonda; Buika, con el piano de Chucho Valdés.

Sea como fuere, es un disco extraordinario. Con un Chucho Valdés cada vez más volcado al concepto canción (como lo prueba el muy buen disco que el pianista acaba de editar junto a Pablo Milanés), Buika confirma sus intenciones: la cantante ha exhibido en su corta pero significativa trayectoria la decisión artística de alejarse del flamenco para incursionar en distintos universos. A diferencia de otros artistas (de Ketama a Niña Pastori), en ese tránsito no se ha dejado pasteurizar. Simplemente es, escribe Pedro Almodóvar en el CD, "una cantante larga, como dicen los flamencos. Le caben muchos estilos". Buika conserva todo el dolor del mundo en su voz entonada, quebradiza: por más "larga" que sea, por más expansiva que se muestre, su ADN es flamenco.

El disco tiene pasajes memorables: dos clásicos "argentinos" del repertorio de Chavela (Canción de las simples cosas de Isella y Tejada Gómez, Somos de Mario Clavell) y el soberbio Luz de luna de Alvaro Carrillo. Después de Buika, Mi niña Lola y Niña de fuego, la mallorquí se proyecta cada vez más como una voz internacional. Javier Limón la ha pulido como quien se prepara para exhibir su mejor diamante. Cara femenina de El Cigala, a Buika le sobra paño y resto.«

Comentarios

BUIKA: Perla negra de España

0 comentarios: