Apoya mis publicaciones con un ME GUSTA!

viernes, 27 de noviembre de 2009

Rock alrededor del Flaco SPINETTA


Pomo Lorenzo, Black Amaya, David Lebón y Rodolfo García Los cuatro músicos, ex integrantes de bandas de Spinetta, comparan épocas y hablan del significado del gran concierto retrospectivo del 4 de diciembre en el estadio de Vélez.

Por: Eduardo Slusarczuk

REPASO. El Flaco propone un recorrido por sus 40 años de historia con la música.

Sorpresa, cambio, reencuentro, amor, música y Luis son palabras que se repiten una y otra vez en torno a la mesa del bar de un Palermo que está tan cerca y tan lejos de los '70 como estos cuatro parroquianos.

"Desde hace un tiempo nos juntamos con Emilio (Del Guercio) y Luis a tocar. Y si bien él algo había comentado, me sorprendió que la idea de juntar a todas las bandas se concretara", dice Rodolfo García.

La iniciativa es el concierto que el 4 de diciembre reunirá a las "bandas eternas" del Flaco. Un proyecto que, de algún modo, va en contra de esa actitud permanente de Spinetta de mirar hacia adelante.

Frente al baterista de Almendra, su colega de Invisible, Spinetta Jade y varios proyectos solistas del Flaco, Pomo Lorenzo, ensaya una explicación. "Todos los músicos que pasamos por las bandas que formó Luis nos llevamos algo de ahí. Pero también dejamos algo en él, y creo que esta idea es una especie de reconocimiento a ese aporte", arriesga.

"Yo experimenté un cambio grande cuando fui abuelo. Y creo que a Luis le pasó lo mismo. No sé ni qué es. A veces pasa que cuando llega tu hijo no le das bola porque sos joven. Pero cuando llega tu nieto vos te empecinás en disfrutar ese abrazo. Ahí es como que te das cuenta de unas cuantas cosas, y decís cantemos 'Muchacha', cantemos 'Seminare', aunque no es mía", agrega entre risas, David Lebón, bajista de Pescado Rabioso. Sea como sea, la decisión de Spinetta de festejar sus 40 años con la música repasando su historia sobre el escenario de Vélez trasciende la cuestión artística. Al menos eso es lo que Black Amaya, baterista de Pescado, deja traslucir. "Es hermoso reencontrarse con ellos después de tantos años", dice, mientras mira a sus compañeros de mesa, y destaca: "Hay mucho amor en esto que estamos haciendo. De otra manera no sería posible. Como no hubiera sido posible hacer lo que hicimos como grupos en aquella época".

Lapso enmarcado por las dictaduras encabezadas por Juan Carlos Onganía y Jorge Rafael Videla. En el medio, el último gobierno de Juan Domingo Perón, y un país en permanente ebullición. Política. Pero también creativa.

En ese marco, en apenas dos años Almendra daba a luz una propuesta estética con sello propio, que dejaría una huella que sigue vigente. "La gente suele pensar que el grupo duró mucho más. Pero fue un período tan corto como intenso, de mucho trabajo, de ensayos diarios, que podían durar hasta las 10 de la noche o hasta que algún vecino golpeara la puerta de la casa para que paráramos de tocar", recuerda García.

"Había un compromiso enorme con la música que hacíamos, sin tener en cuenta el marketing o las estrategias para vender. Por eso los pibes hoy escuchan Pescado o Invisible y se vuelven locos", resalta Pomo.

"Todo pasaba por los gustos y las ganas de tocar", apunta Amaya. Y Lebón asiente con su ejemplo: "Yo en Pescado hubiera tocado hasta el triángulo. Yo fui el que le pidió a Luis tocar en la banda. Y con Luis aprendí a hacer canciones. El era como Lennon para mí, y yo estiraba las cuerdas pero no sabía hacer canciones, que era lo que quería".

Sin embargo, las experiencias duraron tres años en el caso de Invisible y apenas un poco más que un par en los casos de Almendra y Pescado. "Una banda es como un matrimonio", dice García, y enseguida le atribuye a la edad una razón de peso a la hora de la separación de la banda inaugural de Spinetta. "Es un momento en el que los problemas, por pequeños que sean, parece que no tienen solución", explica.

¿Cuánto tuvo que ver en esas separaciones la decisión de Luis de abrirse del proyecto una vez que veía que estaba agotado creativamente?

Pomo: Seguro que tuvo que ver. El caudal creativo de Luis siempre fue inmenso. Creo que es el compositor más grande en idioma castellano.

Lebón: En nuestro caso, yo creo que éramos muy pocos en un mundo muy grande. Todos estábamos en conjunción del ego con el alma. Más grande tu alma, más grande tu cabeza. Y él tiene un alma muy grande. Y tenía pensamientos extraños. Pensaba que uno lo engañaba, que otro no lo quería.

¿Algo de eso quedó pendiente?

Amaya: No. Es verdad que en algún momento Luis decía Pescado soy yo, y todo eso. Pero ahora estamos más grandes. Sabemos adónde apunta todo esto. La consigna de Luis fue: Vamos a brindarle a la gente lo que no le di antes, quizás por egoísta. Y todos dijimos que sí.

Lebón: Cuando entré en la sala para ensayar, y los vi a todos, me di cuenta, por un lado, de cuán cierto es que el tiempo es veloz. Pero también vi que todo estaba bien, porque nos separamos amándonos.

¿Los temas los eligió Luis?

García: No. Al contrario. El nos dijo a nosotros que eligiéramos los que queríamos tocar.

Lebón: Para nosotros fue un quilombo, porque todos decíamos algo. Para mí, Pescado 2 es el Album Blanco de Los Beatles.

Amaya: De todos modos, la lista fue cambiando a medida que íbamos probando los temas.

Pomo: Y los termina eligiendo Luis.

Antes hablaban de los pibes. ¿Reconocen en alguna banda de ahora la influencia de Almendra, Pescado o Invisible?

Pomo: A ver si se entiende: Yo, a mi casa le pongo un montón de plata adentro, y la fachada no importa tanto. Ahora es todo fachada.

García: Antes se construía de a poco. De un lugar para 50 se pasaba a uno de 70, después a uno de 100. Eso cambió, y el marketing tiene mucho más peso. Pero hay bandas interesantes, como Pez.

Amaya: La cosa pasa más por la cantidad de gente que meten que por la calidad de música que se hace. Hay excepciones, como una banda llamada Laissez Faire, que tiene algo de Pescado.

¿Fantasearon con la idea de seguir adelante después del concierto? García: No. No descarto que podamos hacer algo juntos, pero no bajo el nombre de Almendra.

Pomo: Yo tengo claro que es una reunión, pero sin planes futuros.

"Estaría bueno hacer una gira con las tres bandas", sugiere Amaya. Entonces, los demás asienten. Y la idea queda ahí. Sobre la mesa.

Comentarios

Rock alrededor del Flaco SPINETTA

0 comentarios: