Apoya mis publicaciones con un ME GUSTA!

viernes, 13 de noviembre de 2009

Bernard Fowler: Más allá de los Stones

El cantante lleva 20 años con la banda de Jagger y Richards. Pero además tiene una frondosa carrera como solista y con otros grupos.


Por: Eduardo Slusarczuk



CON STEVIE SALAS. Juntos formaron Nicklebag, uno de los tantos proyectos de los que participa Fowler.

"Los Rolling Stones me dieron un lugar en la historia del rock. No importa si es grande o pequeño. Yo estoy allí". Bernard Fowler lo dice con un orgullo que está a millones de años luz de la soberbia. "Sé que a un montón de gente le hubiera encantado estar ahí, en ese lugar. En cada tour, cada escenario. Es algo grandioso", dice.

Sin embargo, el músico y cantante que lleva 20 años haciéndole coros a la banda más vieja del mundo comenzó a construir ese lugar del que habla mucho antes de conocer a Mick Jagger y compañía. "La primera banda en la que toqué, el contrabajo, era un grupo de salsa", cuenta apenas terminado el ensayo con los "loco boys", un combo de músicos argentinos que ya lo acompañaron en sus visitas solistas anteriores al país.

A partir de entonces, Fowler no hizo sino ampliar sus horizontes musicales a cada paso. Primero, en 1974, fue el tiempo de Total Eclipse, punto de partida para su vocación de compositor. Más adelante pasó a formar parte de los neoyorquinos Peechy Boys, junto al DJ Larry Levan y el tecladista Michael De Benedictus. Trampolín para saltara a la formación de Tackhead, donde coincidió con Doug Wimbish, quien se convertiría en el bajista de Living Colour.

"Con Doug nos vimos el fin de semana cuando tocaron en el festival Pepsi Music", dice, mientras enciende su enésimo cigarrillo de la tarde, al mismo tiempo que cuenta que su amistad con los Colour viene de muy lejos. Como su admiración. "Es una de las mejores bandas", señala.

Los 80 lo pondrían en contacto con Herbie Hancock, y su voz dejaría huella en álbumes de artistas tan disímiles como Public Image, Ltd., Yoko Ono, Sly & Robbie, Ryuichi Sakamoto, James Blood Ulmer, Bootsy Collins, etcétera, etcétera, y más etcéteras. "Siempre estuve en proyectos compartidos, en bandas o colaborando con otros músicos", esgrime para justificar los 30 años de carrera que demoró en grabar su primer trabajo solista, Friends With Privileges, en 2006. She's The Boss, el primer solista de Jagger marcó un quiebre. Una aparición en Steel Wheels fue el paso siguiente, y el comienzo de su etapa stone, que se mantiene dos décadas después, y que supone que aún no está agotada. "No creo que dejen de tocar así, de un día para otro. Yo creo que van a seguir. Que van a volver a girar, al menos una vez más", dice, con conocimiento de causa, pero sin certezas. "Los músicos que acompañamos a la banda somos los últimos en enterarnos de las novedades. Generalmente los fans se enteran antes. Escuché el rumor de que volveríamos a salir a la ruta el año que viene, pero es apenas un rumor y no sé cuánto hay de cierto", admite, y concluye: "Yo espero el llamado de Keith. Recién entonces sabré si lo que se dice es verdad". Long Ago and Far Away y Warm and Tender, registros solistas de Charlie Watts en clave jazzera. "Grabar esos discos fue increíble. Con ese sonido cálido y orgánico de la orquesta. Es algo que me encantaría repetir, y estoy seguro de que eso sucederá", refrenda. Y también participó y produjo a "Ronnie" Wood y Keith Richards. Pero el mundo Fowler no se agota en una lengua.

Sin suda, en esa sucesión de encuentros con músicos de géneros de los más diversos, su participación en

En paralelo con los tours y grabaciones del supergrupo, Fowler fue el vocalista de

Duran Duran, Johnnie Johnson, Michael Hutchence, Bootsy Collins, son otros de los artistas que compartieron trabajos con Fowler, quien en sentido inverso, convocó para su Cd a un seleccionado que incluye a Stevie Salas, su ladero en Nicklebag, más Wimbish, Will Calhoun, Steve Lukather, Simon Phillips y una interminable lista de músicos que le dan forma a un combo de rock and funk con mucho de soul. "Tengo buena relación con todos, y me encanta escribir canciones con otra gente. No me importa si no las hago solo", confiesa, y declara como principio: "No hay un sólo estilo de música que me guste. Por eso me gusta hacer tantos estilos diferentes".

Comentarios

Bernard Fowler: Más allá de los Stones

0 comentarios: