Apoya mis publicaciones con un ME GUSTA!

lunes, 7 de diciembre de 2009

SPINETTA y LAS BANDAS ETERNAS: Todos los fuegos, el fuego





ALMENDRA VERSION 2009 EMILIO DEL GUERCIO, RODOLFO GARCÍA, SPINETTA Y EDELMIRO MOLINARI JUNTOS DE NUEVO.


Luis Alberto Spinetta dio un largo, intenso y emotivo concierto Reunió a viejas bandas como Almendra, Pescado, Invisible y Jade y tuvo de invitados a Charly, Fito Páez, Gustavo Cerati y Juanse. Duró casi seis horas, hizo covers y alcanzó momentos de profunda belleza. Una noche histórica del rock argentino.


MOMENTOS CON CHARLY, TRAS UNA VERSIÓN COREADA DE "REZO POR VOS".

Qué aguanten tienen. Un aplauso para ustedes mismos, por favor. Aproximadamente a las 2 y media de la mañana, tras haber transcurrido más de 4 horas de show con un break nomás, Luis Alberto Spinetta refracta un poco del homenaje a sus más que fieles seguidores. Vélez carga con 37.000 rockeros de todas las edades que vinieron al doble cumpleaños (60 del músico en enero; 40 del disco debut de Almendra ahora) que se convierte en una auto-retrospectiva maratónica, la cual empezó a las 22 de un viernes y terminó a las 3:30 de un sábado. Pero en términos más históricos, la cosa arrancó en el presente (con el grupo actual del Flaco) y pasó por "las bandas eternas" (Almendra, Pescado Rabioso, Invisible, Jade, Los Socios del Desierto, la actual), con desfile de tributos e invitados incluido. Todo, hasta cerrar, 50 canciones después, con una orquesta compuesta por miembros de la red solidaria Conduciendo a Conciencia y Ricardo Mollo para 8 de octubre (compuesta con Gieco) y Retoño, ambas dedicadas a los chicos de la Escuela Ecos fallecidos en un accidente. No te alejes tanto de mí fue la última canción, luego del hit Seguir viviendo sin tu amor y Yo quiero ver un tren.

Como le regaló un Cerati copadísimo: "Si hay un sueño cumplido es éste". Sí, cuántos esperamos este momento toda la vida: ¡Una noche en Spinettalandia! El concierto se dividió en dos secciones. Una por la que pasaron Charly García, Fito Páez, Juanse y Cerati, además de tecladistas de Jade (Diego Rapoport, Juan Del Barrio, "Mono" Fontana) y tres Spinettas (Gustavo, Dante y Valentino), entre otros. Otra que coordinó el regreso de "las bandas eternas".

La primera parte dejó claro cómo Spinetta sería el eje conceptual del rock argentino, incluso por trayecto histórico. Y como sucede con Borges, a Spinetta se lo puede enfrentar, pero es insoslayable. El cover de Mariposas de madera (Miguel Abuelo) fue revelador: "Yo creo que existe Muchacha porque existe Mariposas de madera", reconoce. Al toque sale con El rey lloró de Los Gatos, tras presentar a Litto Nebbia como "el padre de todos". En minutos más, vendrá el líder de Soda para Té para tres y Bajan (con Cementerio Club, lo único que oiremos del gran Artaud). Y ahí está: si Luis tomó de El rey lloró una cadencia melódica y un tipo de fábula, detecta a su vez, en Té para tres, su propia influencia. Cuando hace una rapera Necesito un amor (Manal) con sus hijos, busca unir generaciones.

En esta primera parte, el cumpleañero logró hacer suya Filosofía barata y zapatos de goma con identificación melódica, antes de que su autor, Charly subiera al escenario para Rezo por vos y la tribuna a puro coro. Con Fito, subió el cricket beatle en Las cosas tienen movimiento y Asilo en tu corazón. Uno de los picos de intensidad llegó con Juanse. Vocalista irremplazable para Adónde está la libertad (Pappo's Blues I), el Ratón paranoico sacude su cuerpo a cada verso. Aquí hay rock. Y está el merecido homenaje al guitarrista que le cedió al Flaco sendos bajistas y bateristas para Pescado e Invisible. Habrá que esperar hasta Me gusta ese tajo (Pescado, con Bocón Frascino) y Color Humano (Almendra), con un Edelmiro Molinari sacachispas, para temblar tanto de rock táctil. La fragilidad piel-de-gallina descansó en Umbral y ¿No ves que ya no somos chiquitos? "Perdido en el mundo/ tu ser te dolerá al fin": en ese dolor existencial, íntimo, pega la poética spinettiana. Y qué fuerte compartir tanta intimidad con tanta gente...

De la segunda parte, todos esperábamos ver a Invisible y Pescado, claro, bandas que, en otro momento más subcultural de nuestro rock, no hubieran imaginado esta escala de estadio. El macizo Machi (bajo) y el sutil Pomo (batería) consiguieron que Spinetta urdiera sus notas sobre Durazno sangrando, Jugo de lúcuma, Lo que nos ocupa es esa abuela... y Amor de primavera (de Tanguito, con Lito Epumer). Eran nuestros King Crimson: se notó en la exigente, en términos vocales e instrumentales, Perdonado. Llega Pescado: Lebón, de coleta gris y bufanda Duncan, recordaba mucho la sinuosa figura del pescado de la tapa del doble. De éste salieron Poseído del alba, Credulidad y el highlight: la aún fresca Mañana o pasado (u Hola, dulce viento) de Lebón. Por supuesto, no faltaron los riffs de Despiértate, nena y Post-crucifixión. Y volver a cuchichear con el compinche del parque Rivadavia eso de "Loco, qué parecida es La serpiente viaja por la sal a Chico Puntual de Purple". La sabiduría cana de un Edelmiro y un Rodolfo García hizo del Almendra 09 una ratificación de que la experiencia cuenta. Del Guercio cumplió con gran entusiasmo su papel de Paul McCartney criollo. Atravesaron con una fuerza increíble para la hora la suite jazz-pop de A estos hombres tristes, Fermín y el proto-punk de Hermano Perro.

Esto fue más que un rewind de nuestro rock. Es el reconocimiento a una extensa obra cuyo nivel artístico no ha sido superado aún. Cada uno de los que hemos vivido personalmente el "rock nacional", el viernes repetimos adentro las palabras que cantó Fito: "Siempre estarás, Luis Alberto, en mí".«

Comentarios

SPINETTA y LAS BANDAS ETERNAS: Todos los fuegos, el fuego

2 comentarios:

Ariel Herrera dijo...

Hermoso, y desde el corazón gracias al Flaco! Saludos de nuestro http://www.almadelrock.com.ar/

ROBERTO BETO PINCETTI dijo...

Y Ariel, es el flaco de oro!! ja ja genio ...
gracias por los saludos
BETO