Apoya mis publicaciones con un ME GUSTA!

viernes, 27 de marzo de 2009

Mstislav Rostropóvich: nació el 27 de marzo de 1927





Mstislav Rostropóvich





















Mstislav Leopóldovich Rostropóvich (en ruso: Мстислав Леопольдович Ростропович) (*Bakú, 27 de marzo de 1927 - Moscú, 27 de abril de 2007) fue un músico de origen ruso, considerado el máximo violonchelista de su generación.
Biografía

Nació en Bakú, República Socialista Soviética de Azerbaiyán (actualmente Azerbaiyán) en una família de músicos. Estudió en el Conservatorio de Moscú, desde los dieciséis años. Y llegó a ser alumno de Dmitri Shostakovich y Serguéi Prokofiev, antes de graduarse con los máximas distinciones académicas. Posteriormente trabajaría como profesor en el mismo Conservatorio, desde 1961. En 1948 ya había sido solista de la Orquesta Filarmónica de Moscú. A partir de 1950 había actuado como violonchelista y como director. Había dado asimismo recitales de piano acompañando a su mujer, la cantante Galina Vishnévskaya. Tras un tiempo en Moscú, fue nombrado profesor en el Conservatorio de Leningrado.

Había encargado o estrenado obras para violonchelo de los principales compositores contemporáneos, como la Sinfonía concertante en mi menor, opus 125 (1952) de Serguéi Prokófiev, los dos conciertos para violonchelo (1959, 1966) de Dmitri Shostakóvich y la Cello Symphony (1963), la Sonata para violonchelo y piano (1961) y las Suites para violonchelo (1964, 1967, 1971) de Benjamin Britten.

En 1951 recibió el Premio Stalin y después el Premio Lenin, máximo galardón soviético, en 1963. Eso no le impidió defender de forma pública al escritor disidente Alexander Solzhenitsyn en una carta enviada al diario Pravda en 1970. En 1974 Rostropóvich y su esposa abandonaron la Unión Soviética al haber sido privado de la posibilidad de dar conciertos y trabajar y, en 1978, se les retiró la nacionalidad soviética. Emigraron a Estados Unidos y en 1977 fue nombrado director de la Orquesta Sinfónica Nacional en Washington, D.C. que dirigió durante 17 años. En 1990 fue invitado a actuar con esta orquesta en la Unión Soviética por Mijaíl Gorbachov, ocasión en la que les fue devuelta la nacionalidad soviética a él y a Galina Vishnevskaya. No obstante mantuvo toda su vida los pasaportes de Mónaco y Suiza que eran con los que habitualmente viajaba. Rostropóvich en 1980 (Revista "Pájaro de fuego"). Con el intento de golpe de Estado en la Unión Soviética contra el presidente Gorbachov en agosto de 1991, Rostropóvich fue un activo defensor del proceso democratizador oponiéndose a los golpistas y mostrando su apoyo explícito al mismo Gorbachov y a Borís Yeltsin, llegando a ser fotografiado portando una ametralladora. Previamente, en 1989, ya había mostrado su pleno apoyo al proceso de reformas en los países del Este de Europa al tocar el violoncello frente al Muro de Berlín. El 11 de noviembre de 1989, dos días después de la apertura del Muro, interpretaba delante de sus ruinas -la gente todavía lo estaba demoliendo- la suite número 2 para violoncello de Johann Sebastian Bach.

En el año 1995 recibió el Polar Music Prize, un premio concedido por la Real Academia de Suecia de Música. En 1997 le fue concedido junto a Yehudi Menuhin el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia. En 2004 le fue concedido el Premio de la Fundación Wolf de las Artes de Jerusalén.

Era amigo íntimo de la Reina Sofía.

El 27 de abril de 2007 falleció en un hospital de Moscú a los 80 años de edad a causa de un cáncer

Mstislav Rostropóvich, un genio de la música



Música
Genio de la música, paladín de la democracia y ciudadano del Mundo son tan sólo algunos de los calificativos de Mstislav Rostropóvich, quien falleció hoy en el centro Oncológico de Moscú un mes después de su octogésimo cumpleaños.

"Soy un hombre feliz. Estoy junto a mi familia, mis amigos y colegas. Pero me sentiré más feliz todavía si os agrada esta velada", declaró hace menos de un mes Rostropóvich, al asistir el pasado 27 de abril a la recepción ofrecida en su honor en el Kremlin.


Aquel fue el último y el gran homenaje al genial violoncelista y director de orquesta que en 1969 no dudó en acoger al entonces acosado futuro premio Nobel de Literatura, Alexandr Solzhenitsin, y de escribir una carta en su defensa al diario Pravda, desafío que pagaría con el exilio en 1974.
"Lo mejor que he hecho en esta vida es, tal vez, no la música, sino la carta al 'Pravda', ya que a partir de aquel momento mi conciencia está limpia", escribió luego el músico en sus memorias. Tampoco lo dudó en agosto de 1991, cuando en pleno golpe de Estado regresó a Rusia y por el mundo recorrió la foto del músico sosteniendo en su mano un fusil Kaláshnikov, casi como el violoncelo, mientras sobre su hombro dormía uno de los defensores de la naciente democracia rusa.
"Pensaba que me podían matar. Pero aun así, el mundo se enteraría de lo que ocurrió en Rusia", dijo sobre los sucesos de agosto de 1991, que ese mismo año condujeron al fin de la URSS y a la aparición de quince nuevos Estados en el espacio pos-soviético.



Imagen de 2006 del director de orquesta. / EFE

Amigo personal de monarcas y estadistas, pero también convencido valedor de la gente sin voz, Rostropóvich era capaz de dejarlo todo y volar al lugar donde consideraba que su presencia era imprescindible, como ocurrió durante la caída del muro de Berlín en 1989. Entonces, Rostropóvich atrapó la imaginación del mundo entero cuando ofreció un recital improvisado de violonchelo en medio de las ruinas del símbolo de la Guerra Fría.
"El arte y la moral son inseparables. Rostropóvich no sólo es conocido como violonchelista, sino también como defensor de los derechos humanos y la libertad espiritual, firme luchador por los ideales de la democracia", declaró el presidente ruso, Vladímnir Putin, en su homenaje. Entre los muchos invitados se encontraban la infanta Cristina y su esposo, Iñaki Urdangarín, que representaron en el acto a la familia real española, con la que Rostropóvich mantiene grandes lazos de amistad. Pero aún más importante que aquella gran recepción en el Kremlin fue el homenaje en su "alma mater", en el Conservatorio de Moscú.
Los organizadores pensaban dar prólogo al homenaje a Rostropóvich con un concierto sin precedentes -con ochenta chelos en el escenario-, pero luego fueron cien los violoncelos -como alusión del deseo de que viva cien años- que sonaron en su honor en la Gran Sala que tantas veces ovacionó al maestro. Hasta el último momento no se supo si el músico, que poco antes fue dado de alta, al parecer solo para que pudiese acudir a los festejos, sería capaz de asistir al homenaje. Desmejorado, pálido y delgado, pero animado y sonriente, Rostropóvich apareció ante sus invitados y ante las cámaras de televisión, que lo mostraron por última vez al mundo entero y a su querida Rusia.
Bienvenido en cualquier rincón del mundo, laureado con numerosos premios nacionales e internacionales, entre ellos el Príncipe de Asturias de la Concordia 1997, Rostropóvich confesaba que, a pesar de todo, "no hay otro país que quiera más que a Rusia".

Comentarios

Mstislav Rostropóvich: nació el 27 de marzo de 1927

0 comentarios: