Apoya mis publicaciones con un ME GUSTA!

viernes, 27 de febrero de 2009

VITICO y VITICUS


Rock alrededor de la familia


El ex Riff Vitico convocó a su hijo y su sobrino para formar una banda que, dice, se parece mucho precisamente a Riff.

"El legendario" Vitico ensayando en su casa de Tigre. La canción la compusieron su hijo Nicolás y su sobrino Sebastián, guitarristas de Viticus, en su honor. Por Pedro Irigoyen
Acá vive él y nadie más. Una vez que cruzás ya fue, estás en una isla". El que rema el río Luján en canoa para depositarnos en un mundo que se mueve a otro ritmo es Sebastián Bereciartua, sobrino de Víctor "Vitico" Bereciartua. Nos lleva a la casa de la familia, traída íntegramente desde Inglaterra a inicios del siglo pasado. Es pura paz el lugar, pero sólo hasta que Viticus, la banda del ex bajista de Riff, suba al altillo-sala de ensayo, tome posiciones y llene de rock el delta del Tigre.

La banda familiar de Vitico nació en 2002 y actualmente suena con tres guitarras a cargo de su hijo Nicolás, su sobrino Sebastián y Ariel Rodríguez, más el baterista Pancho Isola. Pero hay más de cuarenta años de rock detrás de este bajista legendario. Comenzó en Los Mods en 1966, pasó por los Vip's, ingresó en Alta Tensión y grabó algunos temas para La Pesada del Rock & Roll. Fue parte de La Joven Guardia junto a Roque Narvaja y profesor de rock en el Di Tella. Pasó un tiempo en Inglaterra y se dio el gusto de zapar (y casi trompearse) con The Who y tocar en Bad Company, la banda del actual cantante de Queen, Paul Rodgers.

En uno de los boliches que tenía Billy Bond en aquella época, conoció a quien sería su amigo para toda la vida: Norberto "Pappo" Napolitano. Y con él, dice, "refundamos el rock".



¿Cómo lo conociste a Pappo?

Vitico: En un sótano, tendríamos 20 años. Fue vernos y empezar a reírnos. Le presté un disco de Deep Purple de donde sacó el solo del Rock de la mujer perdida. Ahí empezamos a zapar con el Negro "Black" Amaya en la casa del Carpo, en la calle Artigas. Ese fue el primer Pappo's Blues. Era un tipo fantástico, un personaje absolutamente extravagante. Con nadie en la vida me he reído tanto como con Vicente, como le digo yo. Lo extraño mucho, sí, pero hay que seguir adelante.

Ahora tienen una banda de parientes y amigos, ¿qué relación prevalece?

Sebastián: Somos amigos y hay una cuestión familiar que ayuda.

Pancho: En los shows, finalmente lo que nos une más que nada es la música.

Vitico: Sexualmente no tenemos nada, sólo somos amigos y nos cagamos de la risa.



¿Siempre viviste acá, Vitico?

Desde hace quince años. Antes iba y venía cada vez que la madre de Nicolás, Rosa, me echaba.

Nicolás: Bien echado, seguramente... (risas).

Vitico: Es un lugar tranquilo, pero eso depende de lo que hagas. Un día vino un amigo y me dijo que estaba igual al Jardín Botánico... ¡Por la cantidad de gatos que había! Iban y venían en lancha.

¿Por qué en su momento te fuiste a Inglaterra?

Vitico: Por Onganía. Si tenías el pelo largo te tenías que cagar a trompadas una vez por semana. No había libertad. Los militares querían que el rock fuera Sui Generis y Serú Girán, porrito, paz y amor. Riff fue una célula terrorista con letras antisistema. Nuestro gran amigo Daniel Grinbank, al que compraba un show de Riff no le vendía ninguno de Serú Girán. Sin embargo seguimos adelante y la rompimos.



¿Se parece Viticus a Riff?

Vitico: Sí, porque no hay guitarrista argentino que no haya sido influenciado por Pappo. Nicolás lo mamó desde chiquito. Lo veía y salía corriendo. Pero el lugar de Pappo, es de Pappo. Nadie pretende ocuparlo.

Comentarios

VITICO y VITICUS

0 comentarios: