Apoya mis publicaciones con un ME GUSTA!

jueves, 10 de junio de 2010

REPORTAJE A THE NEW PORNOGRAPHERS



Pornografía emocional

El cantante Carl Newman cuenta sobre la constitución del indie americano (pero americano de Canadá) surgido junto a los garageros Japandroids, el exquisito Owen Pallett y los Broken Social Scene. El grupo de Vancouver acaba de editar Together.




Por Yumber Vera Rojas


El video De la monarquía a la criptocracia, del trío gallego Triángulo de Amor Bizarro, tiene cierto aire al de Perfume casino de Babasónicos. A simple vista, ambos parecieran estar influidos por la impronta del director de culto madrileño Jess Franco. Ocultismo, erotismo y esa peculiar textura fotográfica del cine de bajo presupuesto de los ‘70 son los elementos que impulsan la analogía. Pero, además del tempo de ambos temas –el de los de La Coruña es más del palo del indie pistero y el de los de Lanús está prendido en el mix del lounge con la cadencia groovera del Blaxploitation–, hay otro matiz que los diferencia: la constante política sugerida por los primeros, que bien en el fondo simboliza el anhelo de cambio o incluso la vuelta al nihilismo de la juventud española (Los Punsetes son otra expresión de ello).

Algunos matan el tiempo con cerveza en mano antes de entrar al Primavera Sound 2010 y para ahorrarse unos cuantos euros, remeras de Pixies van y vienen por la rambla y al fondo se ve a la muchedumbre saliendo de la actuación de Low en el Edificio del Fòrum. Bien cerca de allí, y a contramano de la dinámica de la audiencia, los músicos que participan en esta décima edición del encuentro hacen de las suyas en el Hotel Princess, que hasta mañana los hospedará. Increíblemente no hay groupies merodeando en sus puertas. Una vez dentro del edificio, dispuesto al comienzo de la Avenida Diagonal –que recorre la parte más concheta de esta ciudad boutique–, se puede ver a dos de los The xx planeando –mientras toman una cerveza– lo que harán en la noche. Acaban de llegar los componentes de Wire de su show, pasan al costado los de Florence + The Machine, los de Fuck Buttons esperan una combi al igual que los de The Smith Westerns, y en el bar que queda detrás del lobby se oye a los de Broken Social Scene repasando la estupenda performance de la velada anterior y uno de los momentos cumbres de la fecha: cuando los Pavement invitaron al vocalista de esa agrupación, Kevin Drew, a interpretar el tema In the Mouth a Desert. Esto se acaba de transformar en una suerte de “tenedor libre del indie”.

Al tiempo que registraba la polaroid, este redactor esperaba al líder de The New Pornographers, el vocalista y guitarrista Carl Newman, grupo que abrió uno de los entarimados relevantes de la tarde con un recital tan perfecto que el comentario general fue el de que en vivo sonaban idéntico a sus discos, a pesar de que esta vez no contó con el apoyo de Neko Case y Dan Bejar (los otros dos artífices creativos del combinado). Junto con los garageros Japandroids, el exquisito Owen Pallett y lo regios Broken Social Scene, el conjunto fundado en Vancouver en 1997 constituyó la delegación indie del país norteamericano en la recién terminada versión del Primavera Sound.

El elocuente “Barcelona es una de nuestras plazas favoritas” fue la excusa idónea para inaugurar su intervención con Sing me Spanish Techno (incluido en el maravilloso Twin Cinema, de 2005), que ciertamente reconoce la debilidad de la agrupación por la metrópolis mediterránea. Aunque lo más importante de esta incursión en el festival, en la que salió a la luz que Pixies inspiró a su cacique a dedicarse al rock, fue la posibilidad de estrenar en directo el cancionero de Together, su nuevo álbum y la razón que tenemos esperando al carismático y colorado cantautor que, tras un demorado almuerzo, atraviesa el pasillo que conecta con los ascensores para llevar adelante esta nota exclusiva.

“No sé mucho sobre la Argentina”, reconoce Newman y pide disculpas después del saludo de costumbre. “Hay escritores como Julio Cortázar o Jorge Luis Borges que me gustan mucho y sé que son de allá, pero hay otros a los que suelo confundir con españoles o del resto de América latina.” Tampoco sabía que el disco Challengers, editado por The New Pornographers en 2007, fue ubicado en las bateas nacionales (a través de Ultrapop), pero desconcierta al comentar que le pasaron recientemente discos de exponentes del indie argentino, entre los que figuran los de El Mató a un Policía Motorizado (el plenipotenciario rioplatense en la cumbre catalana de los sones independientes), P.E.L.S. y Coiffeur. “Aún no los escuché. Me estimula conocer nombres y propuestas de escenas que están fuera de mi alcance. La próxima vez que nos encontremos, te prometo que te daré mi opinión.” Desde su aparición el pasado 4 de mayo, el quinto trabajo de estudio de Carl y los suyos ha sido muy bien recibido por la prensa especializada. “Pienso que Together es un álbum en el que tratamos de ser más amorosos de lo que realmente somos. Si bien cuando lo hicimos intentamos exhibir una faceta diferente de nosotros, al final nos dimos cuenta de que lo único que teníamos que demostrar es que realmente formamos parte de una banda.”




















–Together recupera la melodía y la efectividad power pop de Twin Cinema, que es su disco más popular. ¿Pretendieron reincidir en la fórmula segura?

–Together es menos raro que Twin Cinema, que es un álbum que nos propusimos plasmarlo de esa manera. Aunque con Challengers tratamos de cambiar todavía más. Creo que este disco tiene muchas cosas de nuestros trabajos anteriores, por eso es el más The New Pornographers de todos. Contiene aquellos sonidos que la gente esperaba de nosotros, pero asimismo flirteamos con el soul al convidar a la sección de caños de Sharon Jones & The Dap-Kings, y hasta invitamos a Zach Condon de Beirut.
–Sus canciones son básicamente pequeños cuentos. ¿Mantuvieron el mismo concepto lírico en esta oportunidad?

–No existe un concepto para las letras de las canciones de este álbum. Mientras My Shepherd trata sobre una relación desagradable, hay temas que hacen alusión a otras situaciones. Nosotros siempre tocamos asuntos que van desde la adolescencia hasta lo que sucede en un boliche. Si bien siento a Together como una producción personal, estas historias se refieren a cosas que me podrían pasar a mí o al resto de la gente.
–Esta producción aparece en la época de mayor consolidación del indie canadiense, lo que quedó patentado con el reconocimiento que hizo Pavement al invitar a Kevin Drew a cantar un tema en su regreso. ¿Cómo lo viven?

–No sabía que el indie de mi país fuera tan popular. Indudablemente hay muchos artistas increíbles en Canadá y algunos son muy buenos amigos como Owen Pallett, Arcade Fire y Wolf Parade, pero creo que no hay nada que nos conecte. Quizás el punto de unión esté en nuestra sangre. Incluso desconozco a varios. Hace poco me enteré de que los Crystal Castles son canadienses. Yo supuse que eran australianos.
–Arcade Fire, Owen Pallett, Bell Orchestre o Godspeed You! Black Emperor son exponentes que se distinguen por incluir elementos orquestales en su música. Aparte de ésta, ¿cuáles son las cualidades que diferencian a la movida independiente de tu país de las demás?

–Me hacen la misma pregunta desde hace varios años, pero aún hoy no poseo la respuesta exacta acerca de qué nos diferencia de otras avanzadas. En The New Pornographers no existe ese recurso orquestal, somos una banda de rock. Aunque sí hay algo que nos aúna con el resto de las agrupaciones canadienses, y es el elemento comunal. Eso lo puedo notar también en mis grupos favoritos. Posiblemente tenga que ver con el carácter social de nuestra sociedad.

Acaba de dirigirse Owen Pallett hacia el bar del hotel para reunirse con el resto de sus colegas canadienses. Durante el trayecto saluda a Carl Newman y le pide que se les una. No obstante, muy pausadamente y entre la gesticulación y algunos pocos versos, le avisa que en un rato se acercará, pues el resto de los neopornográficos lo abandonaron para aprovechar los beneficios de la única noche en la capital catalana. Es entonces el momento idóneo para que hable de la metodología de trabajo del conjunto, debido a que varios de sus integrantes (Neko Case, que en 2009 lanzó su último trabajo, Middle Cyclone; o Kathryn Calder, que sí estuvo en el show del Primavera Sound y en agosto editará su debut unipersonal, Are you my Mother?), paralelamente a su labor grupal, han realizado producciones en calidad de solistas, incluso él, que proviene de una de las agrupaciones legendarias de Canadá en los ‘90, Zumpano (antes estuvo en Superconductor), y en 2004 y 2009, por intermedio del alias A.C. Newman, publicó los álbumes The Slow Wonder y Get Guilty, respectivamente. “The New Pornographers es mi trabajo, es mi carrera, pero me permite manejar bastante bien mis tiempos cuando no estamos de tour”, explica el vocalista y guitarrista. “No es nada difícil sino todo lo contrario. Tampoco pensé en producir a otros artistas, me basta con la banda y con lo que hago solo.”
–¿Por qué el indie se hizo masivo tan de repente?

–Pienso que el indie tuvo un espaldarazo porque la música necesitaba honestidad, y éste se la ofreció. Además, gracias a la Internet, un montón de gente pudo acceder a él. Es muy fácil entrar en la computadora y saber lo que está sucediendo musicalmente. En épocas anteriores, los grandes sellos tenían el control de lo que la audiencia debía escuchar. Y eso ya no va a suceder más.
–Su segundo larga duración, Mass Romantic, cumple este año una década. Considerado uno de los discos más influyentes de la algarada independiente de Canadá, ¿qué recuerdos tenés de él?

–No se me va a olvidar nunca lo sho-ckeante que fue su éxito inesperado. No lo esperaba. Sin embargo, prefiero dedicarme a mirar el futuro, a seguir haciendo cada vez mejores discos.
–Por cierto, ¿qué significación tiene para vos la pornografía?

–Si te referís a la denominación de la banda, nunca tuvo significado. Hace tiempo que trato de llenarla de contenido. Hay gente que se ofende cuando escucha nuestro nombre. Sólo me parece una palabra interesante. Pornografía y pornógrafo suenan diferentes. No defiendo la pornografía, la verdad es que no me gusta.

Comentarios

REPORTAJE A THE NEW PORNOGRAPHERS

0 comentarios: