Apoya mis publicaciones con un ME GUSTA!

miércoles, 28 de abril de 2010

MOBY: "El éxito tiene muchos lados oscuros"


El neoyorquino que popularizó la música electrónica Adopta un bajo perfil y dice que mucho de su éxito fue por accidente. El jueves actúa en el Luna Park.


Por: Gaspar Zimerman












¿Quién podría odiar a Moby? Es demócrata, vegano, amante de los animales, paladín de causas justas, dibujante de unos personajitos simpáticos, sobrino de un argentino, supuesto pariente remoto de Herman Melville (autor de Moby Dick). ¿Será demasiada correción política junta? "Es bizarro ser detestado por tanta gente a la que nunca conocí. Es desconcertante, porque soy una persona relativamente inofensiva: no soy muy alto, ni muy grandote, ni muy brillante. No sé cómo me las arreglo para molestar tanto a la gente", dijo alguna vez. El origen de la cuestión puede remontarse a once años atrás, al éxito de Play, que le dio fama y fortuna con un cóctel de gospel, folk y tecno pop. Todas las canciones del disco se usaron en películas, programas de

televisión o publicidades, y tanta repercusión terminó por levantar críticas: se lo acusó de trivializar y diluir la música electrónica. ¿Cómo se defiende Richard Melville Hall? SDLqLo primero que diría -responde por teléfono desde Nueva York- es que me encanta la música electrónica, pero no me considero un músico tecno. Quizá tienen razón: al no ser un purista, por ahí la diluí. Los puristas no me interesan".

Si no sos un músico tecno, ¿qué clase de músico sos?

Tengo una formación musical muy loca: de chico estudié música clásica, de adolescente toqué punk rock, fui dj de hip hop, toqué el bajo en una banda de reggae, la guitarra en un grupo inspirado en Joy Division, en un grupo de jazz, fui dj de música house... Y me gusta escuchar de todo: hardcore, punk, jazz, disco.

O sea que preferís no definir la música que hacés.

Es que pienso en toda la gente extraña con la que trabajé: Metallica, Britney Spears, Public Enemy, David Bowie, New Order, Beastie Boys... También escribí música clásica para películas. No tengo idea de dónde voy a terminar clasificado en la Historia de la música,

Dijiste que al grabar "Wait For Me" quisiste hacer algo que amaras sin estar preocupado por el mercado. ¿Estuviste demasiado preocupado por el mercado últimamente?

Un poco. Mis mejores discos fueron los que hice cuando no esperaba que los oyera nadie. Cuando estaba trabajando en Play pensaba que nadie lo iba a comprar y que nadie lo iba a escuchar, lo cual me daba libertad. Después de eso, me di cuenta de que la gente me estaba prestando atención. Y empecé a pensar si la música iba a ser pasada en la radio, si iba a vender, si a los críticos, mis amigos y los fans les iba a gustar. Pensar de ese modo me confundió. Me di cuenta de que era mejor trabajar pensando que sólo una persona lo va a escuchar. Algunos músicos, cineastas y escritores son muy buenos en el arte de pensar para grandes públicos. Yo sólo funciono si trato de hacer música para una sola persona.

Esa preocupación por el mercado sería el lado oscuro del éxito.

El éxito tiene muchos lados oscuros. El peor es tomarte a vos mismo demasiado seriamente. Y pensar que de algún modo la fama, el dinero y el éxito pueden ser una cura para la condición humana. Nada es una cura para la condición humana. No importa cuánto éxito, dinero o fama tengas, todos terminamos en el mismo lugar. Mucha gente, al menos en Nueva York, piensa que si tiene el trabajo correcto, la cantidad correcta de dinero, el novio o novia correctos, la fama apropiada, de algún modo evitarán la condición humana. Y no es así.

¿Por eso vos tratás de mantener tu estilo de vida previo al éxito? Seguís viviendo en el mismo pequeño departamento de siempre...

Me mudé a un departamento más grande, pero no me gustó. Era un piso realmente lujoso en el Upper West Side de Nueva York, pero me di cuenta de que no me gustaba vivir en esa zona y volví a mi departamento anterior. Me gusta mi barrio, porque tengo mi estudio cerca y puedo ir caminando a todos lados. Es fácil vivir en este lugar.

¿Cómo fue recibido "Wait For Me"?

Trato de no leer las críticas, porque nunca entiendo el punto de vista del que escribe. A algunos periodistas capaz les gusto, otros quizá me odian, otros quizás odian el tipo de música que hago... Y pueden estar en un buen o mal día. La única manera en que las críticas tendrían sentido para mí es que pudiera sentarme con el periodista y que me explicara exactamente por qué escribió lo que escribió. Si alguien me odia, me van a hacer una mala crítica aunque haga el mejor disco de la historia. Si George Harrison dejaba de acostarse con alguna novia periodista y después Los Beatles hacían Abbey Road, ella igual le habría hecho una crítica mala.

¿Cómo influyó en tu carrera que "Extreme Ways" haya sido incluida en la trilogía Bourne?

Es interesante: Extreme Ways fue el segundo single del disco 18 y cuando salió resultó un gran fracaso. No sonó en las radios, a nadie le gustó demasiado. Después fue incluida en las películas de Bourne y ahora es una de mis canciones más conocidas. Creo que la incluyeron porque estaban apurados por terminar la película y no pudieron encontrar nada mejor. Fue muy accidental, pero estoy agradecido. Me ayudó mucho. Además, son películas muy entretenidas. Me gustan las películas de gran presupuesto de Hollywood: vas y no tenés que pensar por dos horas.

¿Por qué decidiste que "Wait For Me" fuera tu primer disco con uno de tus dibujos en la tapa?

En la cultura popular hay muchos músicos que tratan de presentarse a sí mismos como algo que no son. Los hiphoperos tratan de ser más duros de lo que son; los indie rockers, de ser más cool de lo que son; los pop stars, más sexies de lo que son. Pensé que con este disco sería tan honesto como pudiera. Y para mí no hay nada tan honesto como mis simples estúpidos dibujitos.

Fuiste uno de los primeros artistas en usar Internet para difundir tu trabajo. ¿La ves como una herramienta de marketing o algo más?

Veo Internet como una forma de avergonzarme a mí mismo en público. Es una gran herramienta para comunicarse; no la pienso en términos de marketing, porque no quiero que nadie me compre nada. Marketing es convencer a alguien de hacer algo que no quiere hacer. Odio la idea de ser deshonesto y tratar de convencer a alguien de hacer algo.

¿Y qué opinás sobre los famosos que cuentan detalles de su vida privada por Twitter, como Ricky Martin?

Me parece genial. No soy gay, pero vivo en Nueva York y tengo un montón de amigos gay: me encanta que en esta ciudad cualquiera pueda caminar de la mano sin importar si es gay, heterosexual o lo que fuera. Si hay un chico de 14 años en México que es gay y se avergüenza de serlo, escuchar a Ricky Martin puede hace que ese chico se sienta mejor.

¿Usarías Twitter para contar aspectos de tu vida privada?

Ya lo hago. Pero no tengo tanto material interesante ocurriendo en mi vida privada, así que en general uso Twitter para estupideces. Parece raro usar 120 caracteres para contarle al mundo algo tan íntimo como que sos gay, pero es el mundo en el que vivimos. La gente se separa con mensajes de texto, así que...

Comentarios

MOBY: "El éxito tiene muchos lados oscuros"

0 comentarios: