Apoya mis publicaciones con un ME GUSTA!

domingo, 11 de diciembre de 2011

Roger McGuinn: El hombre que electrificó a Dylan.



Entrevista. Roger McGuinn. El ex líder de The Byrds, y creador del “folk rock”, tocará en la Argentina por primera vez.
 
  • Por Pablo S. Alonso

Roger McGuinn, líder de The Byrds, es una figura fundamental. La música de Tom Petty, R.E.M., Big Star y Wilco, entre muchos otros, hubiera sido muy distinta de no ser por la campaneante guitarra de McGuinn, las armonías vocales de The Byrds, y la fusión que el grupo realizó entre las melodías de raíz folk y el formato beatle: su primer simple, Mr tambourine man (1965), es la piedra basal del folk rock, y además contribuyó a que su autor, Bob Dylan, electrificase su música.
De manera similar, McGuinn comenzó a utilizar una Rickenbacker de doce cuerdas después de ver Anochecer de un día agitado (1964). Luego, George Harrison escribiría If I Needed Someone (1965) basándose en el trabajo de McGuinn. Ni hablar de su importancia para Charly García (“Yo quería ser Roger McGuinn”, declaró en 1982), habitual versionista, y León Gieco (“Fue lo primero que escuché que me dio vuelta la cabeza”, dijo hace unos días).
En su recital unipersonal, hoy a los 69, además de sus clásicos, también muestra su principal faceta artística de los últimos 16 años. Desde 1995, una vez por mes elige una canción folclórica norteamericana o británica, la graba y la sube gratuitamente a Internet como parte de su Folk Den Project.
“Tomé la responsabilidad de ser un archivista yo mismo por la preocupación de que las canciones tradicionales pudieran perderse. Es una gran alegría preservarlas”, cuenta telefónicamente, desde la parte trasera de una van conducida por su esposa y colaboradora Camilla, viajando por Kentucky. “Simplemente vienen a mí al final de cada mes”, explica el proceso de selección. “Conozco muchas de ellas por mi educación en la Old Town School of Folk Music de Chicago. A veces las busco en Internet y tengo libros enteros de canciones folk.”
Su formación en Chicago lo diferencia de los guitarristas que siguieron sus pasos: “Aprendí el banjo de cinco cuerdas, la guitarra acústica de doce y la mandolina, la técnica de fingerpicking y las canciones y el estilo de diferentes cantantes como Leadbelly y Odetta.” 
Otra característica de McGuinn es que en 1966 consiguió fusionar en la guitarra eléctrica las ragas hindués y el jazz vanguardista. “Giramos por Estados Unidos escuchando un casete con música de John Coltrane de un lado y de Ravi Shankar de otro. Estábamos completamente hipnotizados por la influencia de Coltrane. Era tan excitante que me hizo querer tocarlo yo mismo”, dice sobre la volada Eight Miles High (1966). En esa época era el único guitarrista al que Lou Reed le prestaba atención.
También fue uno de los primeros en utilizar sintetizadores: “Conocí el Moog en el festival de Monterrey Pop en 1967. Me dijeron que podría sonar como si fuera una cítara, una batería, y eso intentaba hacer. Pero después de experimentar un año me di cuenta que siempre sonaba como un Moog, no importara qué hiciera.” 
En 1968 McGuinn, junto a Chris Hillman, el otro fundador de los Byrds que quedaba -ya se habían ido otros dos talentos enormes: Gene Clark y David Crosby- sumaron a Gram Parsons -suerte de Che Guevara del country alternativo- y prácticamente inventaron otro género: el country rock. “Con el disco Sweetheart Of The Rodeo estábamos sinceramente intentando hacer música country tradicional. No fue entendido en el momento, tardó como veinte años para ser reconocido. Me gusta mucho.”
Después de un período subvalorado con McGuinn -en un fascinante tándem de guitarras con el malogrado Clarence White- como único miembro original (“Quizá hubieran sido tomados en sus propios méritos con un nombre diferente”, concede) los Byrds –exceptuando casuales reuniones- terminaron en 1973 con un anticlimático disco de los cinco fundadores. Ese mismo año McGuinn comenzó su carrera solista. También fue parte de la troupe de Dylan en la Rolling Thunder Revue (1975-76): “Una de mis giras favoritas, tocábamos en teatros por 4 horas cada noche. Me divertí mucho.”
Hoy, McGuinn completó el círculo. “Mi esposa y yo escribimos canciones y en algún momento las grabaremos. No he sentido la necesidad de hacer un disco de rock and roll, en este punto de mi vida me siento más como un cantante folk”, confiesa hoy.«

Comentarios

Roger McGuinn: El hombre que electrificó a Dylan.

0 comentarios: