Apoya mis publicaciones con un ME GUSTA!

lunes, 6 de septiembre de 2010

LUCCIANO PIZZICHINI: NIÑO PRODIGIO.



Lucciano Pizzichini, un niño de 8 años que es un genio con la guitarra.



Toca rock, blues y jazz, giró por Estados Unidos y Japón y deslumbró a capos como Santana y Scofield. Y Como buen nene, ama los dibujitos.






VÍDEO: Pizzichini y Carlos Santana

Tiene ocho añitos, pero ya toca la guitarra como muchos músicos adultos jamás lo harán. Hizo giras por Estados Unidos, actuó en Japón, deslumbró a estrellas como Carlos Santana, John Scofield y Juanes y, como no podía ser de otra manera, se convirtió en un fenómeno de visitas en la web (más de 200 mil usuarios vieron su My Space). Se llama Lucciano Pizzichini, y además de todo eso, mantiene intacto el niño que en realidad es, con un carisma y un “ángel” que sólo se consigue si viene de fábrica.

Lucciano (así con dos cc) nació en Buenos Aires, el 14 de marzo de 2000, pero su contacto con la música se remonta varios meses antes, cuando su papá Adrián le ponía música a través de la panza de su mamá. “Sobre todo le ponía Pat Metheny, un disco acústico bien tranquilo, y era un momento de relax que teníamos con la mamá”, explica Adrián. Antes de que cumpliera un año, la familia se mudó a vivir a Miami (el año pasado regresaron a Argentina).

“La primera vez que toqué una guitarra fue a los dos años y medio. Me acuerdo que mi papá me hacía estudiar con la guitarra con una cinta con seis números, y tenía que ir tocando melodías con una cuerda”, dice Lucciano en referencia al método que desarrolló especialmente su padre para que Lucchy aprenda. Claro, Adrián es músico y profesor de guitarra, específicamente.

Lucciano, obviamente, habla como un niño de 8 años que tiene que atender el teléfono para conversar con un señor que no conoce. Sin embargo, su cándida timidez al momento de responder consultas genéricas sobre sus gustos personales, contrasta con su madurez cuando habla sobre música. Y lo mismo pasa cuando se ve un video suyo: su idioma “natural” es el de la viola. Cuando improvisa con el instrumento, habla. De hecho, su padre cuenta que aprendió a leer música mucho tiempo antes que a leer palabras.

A los tres años leía piezas clásicas con el método Carcassi; a los seis años completó el primer libro de la prestigiosa y exigente escuela de música de Berklee (actualmente va por el tercer tomo) ; y ya maneja de modo natural e instintivo las teorías de armonización y las distintas escalas. “Sus libros, a mí me cuestan horrores”, confiesa su papá.

La primera canción. “La primera que aprendí fue La pantera rosa. Y después pasó un tiempo, empezamos a tocar en vivo y también aprendimos a tocar algunos covers, hasta que salió una canción original mía”, comenta relajado con la misma vocecita con la cual canta temas de Creedence o los Beatles.

“Empecé tocando con una guitarra clásica hasta que pasaron los años y ahora tengo bastantes”. A muchas les puso un calcomanía de Bob Esponja.

–Te vi tocar con una eléctrica y también con una electroacústica. ¿Con cuál te gusta más?
–Con la eléctrica, porque tiene más sonido, mucho swing.

–¿Y cuál es el estilo que más te gusta tocar?
–Me gusta mucho tocar blues, es lo más divertido.

–¿Y tus ídolos en la guitarra?
–Me gusta mucho John Scofield, los Beatles y me encantan los cuatro como solistas, Creedence, Stevie Ray Vaughan, Pat Metheny, también estoy escuchando un poco de Steve Vai. En español, lo que más me gusta es Spinetta.

–A algunos de esos los pudiste conocer personalmente...
–A Scofield lo conocí. Tocamos un blues... el ni lo sabía y igual lo tocó re bien, metía muchos acordes que sonaron recontra bien.

–También lo dejaste helado a Carlos Santana cuanto tocaste para él.
–Ah, sí... me dio una bendición, me dijo que Dios está a través de mis manos.

Disco propio. El desafío de Lucchy hoy es terminar su primer disco. “Lo estoy haciendo con temas míos en estudios de amigos y en mi casa. Tengo un tema llamado The Lady”.

–¿Y cómo se te ocurren las canciones?
–A veces cuando juego con los juguetes o ¡por la vida! je.

Adrián explicar que su hijo siempre está tarareando melodías que inventa, y que él lo graba mientras juega y después se las hace escuchar para ponerle música con su guitarra. “Todo de modo natural, de la forma en que él se toma todo esto”, dice Adrián, y afirma que Lucciano toca una o dos horas por día, “cuando tiene ganas, aunque no pasa un día sin que agarre la guitarra”.

Ahora, incluso, tiene muchas violas para elegir: la reconocida marca de instrumentos Gibson (junto con Fender, la marca de guitarras más famosa del mundo) lo esponsorea y está desarrollando un modelo especial para él.

Antes de cortar, Lucchy cuenta que le gusta jugar a la pelota, al tenis, que es buen nadador –“es verdad, je”, asiente– y que sus compañeros de colegio “sienten algo lindo” por la forma en que toca la guitarra. A veces también juega a la Play Station: “Tengo el Guitar Hero, terminé el nivel ‘easy’ (fácil) pero después no paso más porque es muy difícil. No es como tocar la guitarra en verdad”.

–Seguro que ya sabés qué querés ser cuando seas grande...


–Sí, cuándo sea grande quiero ser un gigante súper guitar hero.

LUCCIANO PIZZICHINI

Por: Sandra Palacios

En el cuerpo de su preciada guitarra Gibson, Lucciano Pizzichini tiene adherido un gracioso sticker de Bob Esponja, su caricatura favorita; además de dormir la siesta todos los días al mediodía, jugar fútbol con sus amigos y hacer las cosas normales de un pequeño, Lucci, con tan solo 8 años, ya interpreta con propiedad temas de leyendas del rock como Jimi Hendrix, Carlos Santana o George Benson, y estudia muy aplicadamente el método de música de Berklee.

Este pequeño gran talento argentino llegó a Miami con sólo 11 meses de nacido; su padre Adrián, guitarrista, y su mamá, Sandra, soñaban, desde que Lucci estaba en el vientre, con verlo tocar la guitarra, pero tal vez nunca imaginaron el virtuosismo y el talento con el que su hijo los iba a sorprender, a ellos y a todo el mundo.

Para muchos en Miami, Lucciano es ese niñito que sale con su guitarra y su amplificador a animar las calles de Lincoln Rd. y Ocean Dr.; para otros, es el niño prodigio de la guitarra que ha conmocionado la internet con sus páginas en My Space y Facebook, con miles de fans que desde ya le siguen los pasos.

Lo cierto es que Lucciano, quien ya ha aparecido en decenas de programas de televisión, como cuando tocó para Carlos Santana, o cuando interpretó con Juanes uno de sus éxitos en vivo para una cadena internacional, asegura que no hay otra cosa en el mundo que quiera ser cuando grande, sino un guitarrista profesional.

''Empecé a tocar a los 2 años y medio'', dice el pequeño. ``Mi papá me regaló la primera guitarra y me comenzó a enseñar a interpretarla con una sola cuerda; luego dos y así sucesivamente; ya sé leer música y practico todos los días. Cuando crezca no me imagino haciendo otra cosa que no sea tocar la guitarra; me encanta interpretar canciones de los Beatles o los Rolling Stones''.

''De tocar para Santana lo que más me emocionó fue cuando al final se acercó en privado, puso su mano sobre mi hombro y me dio su bendición'', agrega Lucciano.

Su padre, un profesor de música consagrado, se ha dedicado a tiempo completo a cultivar el gran talento de Lucci.

''Lo más importante es enseñarle con mucho amor y buena onda'', explica. ``Para nosotros la música es un juego y lo disfrutamos mucho. Así mismo, el día que está cansado y no quiere tocar nosotros se lo respetamos; él maneja su espacio y su tiempo, pero eso sí, le gusta mucho estudiar''.

De los tres libros que se requiere para cursar el método de aprendizaje de Berklee, Lucciano ya va por el segundo leído, y de esa manera ya interpreta partituras que muchos adultos todavía no logran leer.

Actualmente, Pizzichini es el talento más joven patrocinado alguna vez por las legendarias guitarras Gibson, los que desde ya aguardan pendientes cada uno de los pasos del pequeño, quien este verano emprendió su primera gira por América.

''Vamos a irnos de tour en nuestro Luccimóvil, por todo Estados Unidos'', dice Lucciano con la propiedad de un profesional de la música, pero con la ternura propia de un niño.

''¡Pero primero voy a ir a conocer a Mickey Mouse en Disney!'', agrega emocionado el argentino. La gira que tomará todo el verano, llevará a Lucci por ciudades como Los Angeles, en donde planea grabar algunos temas con el cantante Beto Cuevas, además de Nueva York, en donde se presentará en vivo en diferentes lugares, y también Washington, en donde tiene programadas una serie de presentaciones en la embajada argentina.





link: http://www.videos-star.com/watch.php?video=LdxSKjYhN-s&feature=related





link: http://www.videos-star.com/watch.php?video=J4aebIYukWE&feature=fvw






Comentarios

LUCCIANO PIZZICHINI: NIÑO PRODIGIO.

0 comentarios: