Apoya mis publicaciones con un ME GUSTA!

lunes, 9 de enero de 2012

JOE SATRIANI HABLA DE CHICKENFOOT.


 

 
El signo de la paz, la huella de un pollo o el logo de una nueva megabanda en el firmamento del rock mundial. Todo eso puede significar la imagen de tapa de "III" (y la de su disco debut homónimo), el segundo (y no el tercer) disco de Chickenfoot, supergrupo formado por el guitar hero Joe Satriani, Chad Smith de los Red Hot Chili Peppers, el magnético cantante Sammy Hagar y Michael Anthony (ex compañero de aquél en Van Halen), quienes acaban de editar su flamante ópera en tierras criollas.
"Me llamaron para hacer un show en Las Vegas sin explicarme demasiado sobre la cuestión. Nos reunimos, salió bien, gustó, y le metimos para adelante", cuenta Satriani, acerca de aquella mágica velada de 2009 en la que él, Anthony y Smith coincidieron como invitados de un show solista de Hagar, quién ya había fomentado la coincidencia dos años atrás en su propio boliche en Cabo San Lucas, México.
"Yo ya había compartido un proyecto junto a Sammy y Michael, ocho años atrás, llamado Planet Us. Veía mis discos solistas y me daba ganas de estar en una banda, pero justo se reunió Van Halen y nuestros planes quedaron para otro momento", recuerda el guitarrista, a propósito de la intentona que de todos modos sirvió como borrador para lo que, ya en 2009, cobró materialidad a través del disco Chickenfoot (que en marzo será editado en Argentina) y una gira por Estados Unidos y Europa.



¿Era una deuda pendiente ser parte de un grupo, a pesar de tus experiencias con el G3 y tu breve paso por Deep Purple? 

Ser parte de una banda como Chickenfoot es grandioso y desafiante, y me alegro mucho de que hayamos podido hacer coincidir nuestras agendas después de varios intentos. Por suerte para todos, cada uno entiende su rol a la perfección y la música nos sale muy naturalmente.

¿Es concebible pensar en Chickenfoot como una banda de larga duración, o temés que los compromisos particulares minen la continuidad del grupo? 

Es difícil decirlo. Chickenfoot no puede monopolizar el tiempo de los demás músicos que tienen sus propias bandas. De hecho, todos tenemos proyectos importantes fuera de ella. No tengo dudas que a todos nos encantaría continuar con esto mientras se pueda, grabar más canciones y salir de gira, pero hoy no podría dar una respuesta a largo plazo.

A propósito de esto, Chad tuvo que abandonar un tramo de la última gira para retomar la actividad con los Red Hot Chili Peppers. ¿Cómo es su situación dentro del grupo? 

Chickenfoot sigue siendo Mike, Chad, Sammy y yo. Para el último tour, Chad mandó un reemplazo, pero eso no significa que no toque más con nosotros. Chad es un músico excelente, y es parte del grupo. Mientras podamos, seguiremos siendo nosotros.

En Chickenfoot sorprendés aportando tu vena en un sonido más rockero y clásico. ¿En cuál estilo te hallás mejor? 

Lo que más encaja conmigo es lo que podríamos llamar "rock raro", porque no soy un músico puramente metal, o puramente fusión. A mí me tocan muchísimos estilos diferentes. Me gusta experimentar y mezclar, y no creo ser capaz de definirme en base a un estilo concreto. Si bien Chickenfoot tiende más a un género en concreto, eso no significa que sea lo más predominante en mí.

¿Tienen planeado salir de gira por fuera del circuito Europa-Estados Unidos? En Argentina hasta hay un grupo de facebook que reclama su presencia...

Confieso que, para mí, es un desafío personal llevar a Sammy Hagar a Sudamérica. Con todos los años que lleva en la música, me parece increíble que nunca haya estado ahí. Un tipo tan famoso no puede dejar de experimentar lo que es el público de Argentina y todos esos países. Tengo que convencerlo para que lo hagamos después del tour veraniego previsto para Estados Unidos y Europa.

A propósito de esto, ¿tenés algún recuerdo de tus visitas por Argentina como solista o con el G3? 

¡Tengo muchos! El público siempre es maravilloso, muy energético y respetuoso, algo que el músico aprecia mucho. Desgraciadamente, las veces que estuve allí estuve con el tiempo justo para llegar, tocar, dormir, e irme. Los músicos no suelen tener tiempo suficiente para conocer la ciudad donde tocan, entonces siento que hay mucho más de lo que he visto. Me gustaría poder conocer restaurantes. Por lo que poco que pude probar, la comida me pareció muy buena.

¿Hay planes en vista para el G3 en este 2012? 

Hay una gira programada para marzo y abril por Australia y Nueva Zelanda, más algunas fechas en Inglaterra, Alemania y Francia, con la novedad de que este año Steve (Vai) y yo hemos sumado a Steve Lukather, de Toto, a quién estuvimos tratando de convencer durante largo tiempo.

Por Juan Ignacio Provéndola 

Comentarios

JOE SATRIANI HABLA DE CHICKENFOOT.

0 comentarios: