Apoya mis publicaciones con un ME GUSTA!

miércoles, 18 de julio de 2012

JOSS STONE 2012: CONTROLO MAS MIS EMOCIONES.








CONTROLO MAS MIS EMOCIONES








 

  
El año pasado Mick Jagger la convocó como cantante para su banda Superheavy. En una semana, edita su sexto álbum solista, “The Soul Sessions vol. 2”, segunda parte de su debut de 2003, que grabó a los 16. 
Habla sobre Jagger y Donna Summer. Por qué ahora es una artista independiente.


Por Eduardo Slusarczuk






Algo menos de una década atrás, Joss Stone se convertía, con el lanzamiento de su álbum The Soul Sessions , en una especie de revelación blanca del soul negro.

La chica emergía con todas las de ganar: una cara bonita, frescos 16 años y un sorprendente caudal de voz; todo procesado por la maquinaria de los concursos televisivos de talentos.

Primero fue su paso, a los 13, por Star for a Night , en la BBC, con el hit de Aretha Franklin (You make Me Feel Like) A Natural Woman y It’s Not Right But It’s Okay , de Whitney Houston, antes de sacar pasaje a la fama con el clásico On the Radio , que inmortalizara Donna Summer.

Poco después, su participación en Steps to the Stars terminó por abrirle el camino a una audición en los Estados Unidos, donde Steve Greenberg la hizo firmar para S-Curve Records De ahí en adelante, todo se aceleró. Stone grabó a un promedio de un disco cada dos años (lleva cinco editados), alcanzó los primeros puestos de los ránkings en un par de ocasiones, se hizo acreedora de varios premios y nominaciones, y alcanzó los 11 millones de discos vendidos.

Sin embargo, a lo que se suponía sería una carrera standard de superstar sin demasiados sobresaltos, la cantante prefirió darle su propio matiz, aun a costa de resignar ciertos beneficios de un show bussines al que asomaban, como secuela de su éxito, Amy Winehouse, Adele y Jessie J, entre otras nuevas voces.




En esa dirección, apuntó cuando decidió, en 2010, romper su contrato con la discográfica EMI, y crear su propio sello. “Para mí, fue una manera de recuperar la libertad; de no tener que negociar con nadie lo que quiero hacer”, contaba a Clarín , un año atrás.

Y, también una manera de volver a empezar, según cuenta por teléfono ahora, a los 25 años, desde su casa, en Devon, al suroeste de Londres, donde sigue viviendo, aun tras la detención de dos personas, el años pasado, que merodeaban la zona con el supuesto propósito de asesinarla. “Estoy bien”, es lo único que alcanza a decir antes de que una voz se interpone en la línea y sugiere volver a la charla en torno a la música y a su nuevo CD.

Entonces, Stone explica que mientras hace vida de hogar y se pelea con sus perros, se prepara para la presentación en sociedad de The Soul Sessions Vol. 2 , que la llevará por Europa, los Estados Unidos “y, quizás, América del Sur”.

Después de haber devuelto el dinero que había recibido a cuenta de su contrato, dejando en el olvido los tiempos en que su nombre figuraba en la Lista de Ricos del Sunday Times , Stone da a entender que todo está bajo su control. “Definitivamente voy a volver a cantar en la Argentina. El público está lleno de amor, y no hay nada mejor para un artista que eso”, dice la cantante, que llenó dos veces el Luna Park en 2008, con una certeza que no deja lugar a dudas.

Tu manera de hablar hace pensar que las cosas te pasan de un modo muy natural. Como si alcanzara con querer, para hacer algo.

Es verdad. Pero, ¿qué más necesitás para que algo suceda? Es todo lo que hace falta. Alguien te llama, te propone algo; y si podés, y querés hacerlo, ahí vas.

Algo así te ocurrió cuando te llamó Dave Stewart te llamó para grabar “
LP1”
y para ser parte de Superheavy. ¿Esta vez fue igual?
Fue bastante parecido. Quien me llamó fue Greenberg, el mismo que me había convocado para grabar por primera vez. Me propuso hacer una segunda parte de The Soul Sessions ; tenía tiempo, y acepté.

¿Cuán distinto fue el proceso de grabación de esta segunda parte, en comparación con la primera?
Fue completamente distinto: esta vez estuve mucho más involucrada en todo el proceso que significa hacer un disco. Diez años atrás, la cuestión era ir y cantar varias canciones, sin saber muy bien lo que estaba pasando.




¿Sentís que el tiempo que pasó también modificó mucho tu manera de interpretar?
Creo que, sobre todas las cosas, hay una gran diferencia en el modo en que uso mi voz, sobre la que tengo un control mucho más grande que entonces. También ahora tengo más control sobre mis emociones. Entonces, me resulta mucho más fácil cantar y llegar al sonido que quiero lograr.

Cuando salió “LP1”, explicabas que habías entrado el estudio con sólo un par de canciones escritas, y que todo salió ahí, en unos pocos días. ¿Cómo trabajás en un caso como el de “The Soul Sessions”, teniendo en cuenta que son temas ya escritos?
En verdad, la grabación tomó una semana. Hubo, sí, un proceso de preparación y selección de temas, pero a la hora de entrar al estudio, estábamos listos para probar, y grabar. No me gusta pasarme meses y meses haciendo un disco. Prefiero que salga eso que soy en el momento de la grabación. esa soy yo. Y, si hay algo que probamos y no funciona, entonces, mejor lo dejamos de lado, y pasamos a lo que sigue. Si me quedo dando vueltas alrededor de eso, pierdo el entusiasmo; y odio que me pase eso. Me aburre.



 
 No obstante, Stone aclara que luego de esa semana de trabajo intensivo, en la que registró 19 canciones, se tomó unos cuantos días más para agregar voces, sumar vientos y algunos otros instrumentos, y terminar de ajustar la producción del disco, que sale a la venta el lunes en todo el mundo. Habrá dos ediciones: una, común, con 11 temas, y la otra, de lujo, con cuatro más.

¿Quién se encarga de decidir qué temas quedan fuera de la edición final, tras la grabación?
Yo, exclusivamente yo. Es mi álbum, ¿no? (risas). Y no me gusta que en mis discos haya alguna canción que no me gusta, que siento que aún no terminó de cerrar por completo, o que no suena inspirada. Ese es el criterio.

¿Te imaginás presentando el disco con la misma orquestación con que lo grabaste o con un formato de banda más reducido?
Aún no lo sé. Espero poder llevar a todos los músicos. En lo posible, trataré de llevar la versión más grande posible de mi banda. Es lo que me gustaría.


 

Sus inspiradoras






Para su primera presentación en TV, a los 13 años, Joss Stone eligió cantar On the Radio , el clásico de Donna Summer. Ahora, a dos meses de la muerte de la Reina de la música disco, admite que “no hay mucho que pueda decir”. Y sigue: “Ella, como Whitney Houston, y Amy (Winehouse) nos dieron sus grandes canciones. Y nunca van a morir. Ahora, su música debería inspirar a otra gente que transita el camino que ellas marcaron.”

La gira de la súper banda que no pudo ser



 
" Superheavy fue una experiencia hermosa. Hoy, puedo decir que grabé con Mick Jagger, Dave Stewart, Damian Marley y A. R. Rahman, y que fue una de las experiencias más fascinantes que he tenido en mi vida. Desafortunadamente, por esas cosas de la vida, no pudimos hacer una gira. Pero no importa. Es un detalle. Hicimos un gran disco, con muy diferentes estilos; y la música está ahí.”

 
 

Segundas partes buenas


A juzgar por lo que se escucha en The Soul Sessions Vol. 2 , el tiempo no pasó en vano para Joss Stone. Al inmenso caudal de voz que volcó en 2003, en su primera experiencia discográfica, y que mantiene intacto, la cantante le sumó madurez. El repertorio elegido para estas nuevas sesiones -también, mayormente datados entre las postrimerías de los ‘60 y los inicios de la década siguiente- suena con mayor fluidez e intensidad que aquél que daba a conocer esta artista que hoy, a los 25 años, es referencia obligada para el soul de los tiempos que corren.


 

Con un gran respeto por las versioines originales, Stone armó un recorrido por la música negra de casi una década, con dos temas - (For God’s Sake) Give More Power to the People y Stoned Out Of My Mind - de los Chi Lites, otro Teardrops , de Womack & Womack; While You´re Out Looking For Sugar , originalmente grabada por The Honey Cone, y Pillow Talk , de Sylvia, entre otros. Además de la mucho más reciente The High Road (2009), de Broken Bells. Paradójicamente, el primer corte de difusión del álbum... Todo, con el común denominador de una orquestación que cumple con todos los requisitos del género, enriquecida con nombres como los de Ernie Isley (de los Isley Brothers), Delbert McClinton, y la Muscle Shoals Rhythm Section, que acredita trabajos con The Rolling Stones, Elton John, Lynyrd Skynyrd y J. J. Cale, entre otros.
 





Comentarios

JOSS STONE 2012: CONTROLO MAS MIS EMOCIONES.

2 comentarios:

yoli dijo...

me encanta Joss.

ROBERTO BETO PINCETTI dijo...

A mi también me encanta. Saludos. !!!