Apoya mis publicaciones con un ME GUSTA!

sábado, 26 de noviembre de 2011

NOS DEJO EL GENIAL BATERISTA PAUL MOTIAN.



El baterista murió a los 80 años.

El jazz se quedó mudo: murió Paul Motian. El más musical de los bateristas, el más baterista de los músicos, el que acompañó a Bill Evans y a Keith Jarrett, pero el que nunca se limitó a acompañar y el que extendió, como pocos, las fronteras de los parches y de los platillos.

Murió el martes pasado en Manhattan, Nueva York, a los 80 años. Había nacido en Providence, Rhode Island, en Estados Unidos, y de chico tocó la guitarra antes que la batería. Por eso su debut musical fue en 1949, pero recién en 1954 se mudó a Nueva York, se enamoró del instrumento por el que se hizo famoso y se perfeccionó en la Manhattan School of Music.

Muchos prefieren hablar de él como uno de los mejores bateristas que tuvo Bill Evans. Lo conoció en 1959; el pianista quedó deslumbrado con su estilo y, junto con el contrabajista Scott LaFaro, salieron a revolucionar la lógica del trío poniendo a la sección rítmica en un papel muy protagónico y, en 1961, grabaron dos discos imperdibles de Evans como Sunday At The Village Vanguard y Waltz For Debby.

En los años 70, y durante diez años, Motian se asoció a otro de los pianistas indispensables del jazz: Jarrett. Pero, entre una década y otra, entre un genio del piano y el otro, también llegó a tocar con Paul Bley, Lee Konitz, Warne Marsh, Mose Allison, Tony Scott, Stan Getz, Johnny Griffin y Thelonious Monk.

En el trío de Jarrett había conocido al contrabajista Charlie Haden, con el que terminó asociado en la Liberation Music Orchestra y esa suerte de jazz de protesta. Luego vinieron sus años como solista, donde se asoció a sellos como ECM o Winter & Winter y en los que pudo experimentar y componer de manera más libre.

Su Electric Be Bop Band y la Paul Motian Band, con la que solía presentarse en el Village Vanguard, fueron apenas dos mojones de una carrera llena de saltos hacia adelante, muchos sin red, en los que reinventó la forma de tocar la batería.

Su último CD, Live at Birdland, con Lee Konitz, Brad Mehldau y Charlie Haden, es el mejor testamento de un innovador al que vamos a extrañar..



23.11.2011

Noche de duelo en el Village Vanguard, el club de la 7ª Avenida de Nueva York, allí donde el baterista Paul Motian grabó los famosos discos en vivo con el trío de Bill Evans en 1961. Allí actuó hace apenas dos semanas, cincuenta años después, a sus ochenta. Activo hasta el último suspiro, el nombre de Paul Motian aparece en momentos, formaciones y discos capitales del jazz de estos cincuenta años.

Con su muerte, se va el campeón de sutileza, el baterista melódico, el ingeniero de un mundo sonoro que los mejores pianistas buscaron; el músico que siempre estaba ahí para dar un nuevo salto en el proceso creativo.

Motian inscribió su nombre para siempre en la historia del jazz con su inclusión en el trío de Bill Evans, en el que militó entre 1959 y 1965. Hasta entonces, en el seno del trío de jazz el contrabajo y la batería eran eficientes servidores del orador principal: su majestad el piano. Erroll Garner y, sobre todo, Ahmad Jamal marcaron líneas de evolución, pero es en el trío de Bill Evans donde se produce la emancipación real de cada uno de los instrumentistas.

De sus compañeros en concierto, el pianista Bill Evans y el contrabajista Scott LaFaro, dijo Motian: “Aquellos tipos  hacían que se me saltaran las lágrimas”. Y Peter Pettinger, biógrafo de Evans, añade: “Pero si aquel dúo (Evans-Lafaro) realmente caminaba era por las intervenciones que Paul Motian intercalaba entre uno y otro”.

Década tras década, Paul Motian fue solicitado por genios del piano, sección de exploradores de nuevos territorios: Paul Bley, Keith Jarrett, Marilyn Crispell...También Albert Ayler y la Liberation Music Orchestra, de Charlie Haden y Carla Bley. Y lideró sus propias formaciones, del trío con Joe Lovano y Bill Frissell a la Electric Bebop Band.

Gracias Mr. Motian: decenas de sus discos nos esperan.







MINI BIOGRAFIA

aul Stephen Motian (Providence, 25 de marzo de 1931 – Nueva York, 22 de noviembre de 2011)1 fue un baterista y compositor estadounidense de jazz.

Aunque desde muy pequeño escucha música y aprende a tocar la guitarra y la batería, no se inicia profesionalmente hasta 1954, cuando se licencia del servicio militar y se instala en Nueva York. Graba y toca con músicos como George Russell (1956), Tony Scott, Oscar Pettiford (1957), Lennie Tristano, Al Cohn, Zoot Sims (1958), y realiza giras al estilo jam session, con Thelonious Monk, Coleman Hawkins y otros. En 1959 se incorpora al trío de Bill Evans, junto con Scott Lafaro (sustituido tras su muerte, en 1961, por Chuck Israels), con los que permanece seis años que lo consolidad como uno de los baterías más considerados de la escena de los años 1960.

Trabajará también con un gran número de músicos de free jazz y post bop, entre los que destacan Paul Bley, Martial Solal, Gary Peacock, Albert Ayler, Pharoah Sanders y Don Cherry. Después, en 1968, integra otro trío famoso, junto a Keith Jarret y Charlie Haden, con quien permanece hasta 1977, grabando numerosos discos. También realiza grabaciones como titular, con su propio trío y, a partir de 1981, en quinteto, con Joe Lovano y Bill Frisell. También ha estado en las diversas ediciones de la Liberation Music Orchestra de Haden, y con Carla Bley. En los años 1990 forma una banda eléctrica, que incluía a saxofonistas como Joshua Redman o Chris Potter, y guitarras como Kurt Rosenwinkel.

Comentarios

NOS DEJO EL GENIAL BATERISTA PAUL MOTIAN.

0 comentarios: