Apoya mis publicaciones con un ME GUSTA!

sábado, 16 de junio de 2012

Adrián Iaies: "La canción es la célula de toda la música popular"




Adrián Iaies acaba de editar Melancolía, su último disco como líder y el número 15 de su discografía. Como en otras ocasiones, sorprende por su  inteligencia y buen gusto.
 
 Por Jorge Fondebrider

-Este último, ¿es un disco de grupo o es un disco solista?

-En cierta forma es un disco solista porque no estuve demasiado pendiente de qué es lo que el grupo quiere tocar. En otras palabras, es el disco que yo quería hacer. Pero, a la vez, es mi primer disco de cuarteto. Me explico: en algunos temas, acepto delegar algo que nunca delego porque es lo que a mí más me gusta hacer.

-¿A qué se refiere?

-A tocar la melodía. Y es porque en Mariano Loiácono encontré un tipo en el cual confío y que, por lo tanto, es un gran socio: serio, profesional, cuidadoso, con criterio y, sobre todo, muy atento a lo que yo quiero.

-¿Y qué es lo que quiere?

-Aunque eso ya está presente en algunos de mis discos anteriores, cada vez estoy más decidido a que cada nuevo disco hable de una sola cosa, que haya un único clima, una atmósfera homogénea.

-¿Por qué?

-Porque quiero trabajar contra esa idea de que un disco debe empezar por un tema rápido, seguir con una balada, luego un tema en 3 por 4, etcétera.

-Precisamente, este nuevo disco presenta una mayoría de baladas o de temas que decidió tocar como baladas…

-Es que ésa es la idea o, al menos, mi manera de interpretar la melancolía, leit motiv de todo el disco.

-Hay otro dato que en sus últimos tres discos va presentándose con creciente nitidez: toca mucho menos que antes. Dicho de otro modo, es mucho más reflexivo.

-Es así y, de hecho, cuando escucho los temas después de grabados tiendo a pensar que si me hubiese esforzado más, habría podido tocar incluso menos de lo que toqué, ser todavía más austero…

-¿Qué fue lo que lo llevó en esa dirección?

-Yo creo que la edad, el paso del tiempo. Nunca quise ser “el pianista más rápido del Oeste”. Pero si alguna vez se me cruzó la sombra de una preocupación, hace rato que ya no la tengo.

-¿A qué lo atribuye?

-A que identifico eso que antes llamé austeridad con la elegancia. Escucho mucha música por cuestiones profesionales, pero cuando puedo y tengo tiempo, escucho a muchos pianistas. Ayer pudo haber sido Marc Copland, hoy Bill Carrothers y mañana Vijay Iyer. Si bien los disfruto, al final del día vuelvo a los mismos de siempre, que son los que, en mi opinión, hicieron de la elegancia un culto: Hank Jones, Tommy Flanagan, John Lewis, Dave Brubeck… Todos ellos parece que tocaran con traje y se atuvieran exclusivamente al tema. Cuando esos pianistas tremendos proceden de esa manera, uno se pregunta si el solo hace falta o si lo que hay que decir ya está dicho con la propia interpretación del tema.

-Entiendo que hay muchos músicos que, aunque parezca paradójico, no escuchan música.

-Yo sí. Nunca entendí a los que se vanaglorian de no escuchar música desde hace diez años. ¿Cuál es el mérito? Mis viejos no tenían plata, yo no fui a Berklee. Aprendí de los discos. Y eso se nota en lo que toco.

-Aunque no lo nombró, en “Melancolía”, hay tres temas de Billy Strayhorn, que es la elegancia hecha música…

-Y fijate que en ninguno de los tres hay solo de piano. Tampoco en la versión de “Fuimos” ni en el tema que le dedico a Flanagan. Mi idea fue no ser expansivo y, por eso, el cuarteto me permitió fijar claramente esos límites.

-De disco en disco, la noción de estructura es muy clara en su música.

-Es que yo estoy enamorado de la forma canción, que es imbatible. No establezco diferencias entre escuchar un disco de jazz y uno de Sinatra, Joni Mitchell o los Stones. La canción, con o sin letra, es la célula de toda la música popular. Y en el caso específico del jazz, esa forma permite establecer una necesaria complicidad con el que escucha.

-En sus discos siempre hay algo así como una declaración de principios. En éste parece una muy clara la inclusión del “Himno a Sarmiento”.

-En este hay dos. El “Himno a Sarmiento” y el vals que le dedico a Beatriz Sarlo, a quien, aclaro, no se lo dedico por haber puesto en su lugar a Orlando Barone, sino porque la quiero y porque sé lo que le gusta el jazz. Luego –y sólo luego– porque comulgo con muchas de sus ideas.

-Algo que lo pondría en las antípodas de otro fanático suyo, Horacio Verbitsky...

-…cuyas ideas no comparto, pero a quien me une un gran cariño. Ambos hemos sabido establecer un territorio común por fuera de las ideas políticas. Los gobiernos pasan y ninguno es tan importante como para que, poniéndonos de un lado o de otro, no podamos establecer puentes con nuestros afectos por muy distinto que piensen de nosotros. La vida es otra cosa, ¿no? 

Comentarios

Adrián Iaies: "La canción es la célula de toda la música popular"

0 comentarios: