Apoya mis publicaciones con un ME GUSTA!

viernes, 18 de mayo de 2012

LA MUERTE DE CARMEN GUZMAN, NOTABLE GUITARRISTA Y CANTORA




 

Perfil bajo para una señora del folklore 

 

Por Karina Micheletto


Su figura fue tan importante para la música argentina como bajo su perfil. Tras su muerte, ayer, a los 86 años, Carmen Guzmán deja una sólida obra en la que predominan las milongas, pero donde también hay valses, zambas, cuecas, tonadas, chamamés, tangos. Deja también, además de este legado compositivo, la poco frecuente figura de mujer guitarrista, cantora y decidora criolla –también letrista–, una figura tan fuerte como femenina, sustentada por una voz, un fraseo y una cadencia absolutamente propios, pero también por un estilo guitarrístico exquisito. Su familia informó ayer que no se realizaría velatorio y que los restos de la artista serán despedidos hoy a las 11 en el cementerio de Chacarita.

Nacida en una familia de músicos de Mendoza, Guzmán fue algo así como una niña prodigio en la guitarra, ungida como tal por Andrés Segovia durante una visita a su provincia. Estudió de pequeña música clásica; a los 14 se recibió de profesora de guitarra, a los 19 ganó un concurso de aficionados en LV10 de Cuyo y desde entonces inició una carrera en la que compartió trabajos con Mercedes Simone, Lucio Demare, Enrique Francini, Aníbal Troilo, Roberto Goyeneche y Astor Piazzolla. Sebastián Piana fue uno de los que destacó su talento como compositora de milongas, ungiendo a “De Buenos Aires morena” como sucesora de su “Milonga triste”. Sus trabajos en radio y teatro con Suma Paz –una cantora y guitarrista que podría considerarse de la misma estirpe– también son recordados.

 

Su espíritu inquieto la llevó a musicalizar a Armando Tejada Gómez, Hamlet Lima Quintana, Teresa Parodi, Ramón Navarro, y también a trabajar con letristas como Héctor Negro, Raymundo Rosales, Mario Clavell y Jorge Marziali. Sus discos siempre incluyeron obras de su esposo, el músico y compositor Pedro Belisario Pérez (el autor del popular valsecito “Amarraditos”). Sus obras fueron tomadas por una cantidad de artistas, entre otros Mercedes Sosa, quien la invitó a compartir “De Buenos Aires morena” en un concierto en el Colón. La cantante Chany Suárez le dedicó un tributo grabando un disco completo con sus temas, Con esa luz, en el que también participa Susana Rinaldi. También artistas cono la alemana Anja Stöhr o la española Martirio –que volvió coplas desgarradas el vals “Porque vas a venir”– hicieron propias sus canciones.

En su extensa carrera, que mantuvo siempre en actividad, llegó a grabar unos quince discos. Aprovechó las notas de tapa de los últimos para sentar un gesto que aparece repetido en sus CD: agradecer, mucho y a mucha gente. En Señora milonga, de 2009, tomaba palabras de la poeta María del Mar Estrella (otra de sus coautoras frecuentes) y pedía: “Guarden estas canciones en el ‘bolsillito del corazón’ y así sentiré que he cumplido con mi deber una vez más”. También citaba entre los extensos agradecimientos a otra letrista en otro disco, Canto que se hace viento (2007): “Gracias a todos y como dice Mandy (Amanda Velazco): ‘Yo quiero ser... un buen recuerdo alguna vez’”.


Radicada desde los ’60 en el barrio porteño de Floresta, allí seguía cantando y tocando sus guitarras (todas llamadas “Celeste”, que era el nombre que le habían puesto sus amigas de Mendoza a la primera que tuvo, en la infancia) y recibiendo visitas, de los muchos amigos que supo cosechar en vida.

Comentarios

LA MUERTE DE CARMEN GUZMAN, NOTABLE GUITARRISTA Y CANTORA

0 comentarios: